Compliance_pais_ThinkUpLKS

Adaptar el Compliance a cada país

Como ya explicamos en uno de nuestros artículos, el Compliance es un sistema interno que consiste en un conjunto de normas y directrices que la empresa difunde en su seno, con el objetivo de implantar una serie de medidas que eviten o minimicen incurrir en incumplimientos por la actuación de las personas que forman parte de la empresa.

La última reforma del Código Penal ha consolidado y desarrollado la responsabilidad penal de las personas jurídicas y el concepto de “debido control”, confirmando el Compliance como un sistema de gestión que, efectivamente, puede eximir o atenuar de responsabilidad a la empresa. Pero como afirma Jon Lacunza de LKS Abogados, “no sólo se trata del cumplimiento de normas legales, sino también de un sistema gestión, una cultura que se establece en las empresas”.

Sin embargo, no es fácil adaptar el Compliance a una multinacional. En LKS tenemos una amplia experiencia en el sistema Compliance y sabemos que es necesario tener en cuenta las leyes de cada país así como su cultura. Es por ello que queremos ofrecerte una serie de recomendaciones para que lo puedas adaptar fácilmente.

Cómo adaptar el sistema Compliance a una multinacional

– Asegúrate de contar con un Chief compliance officer.

– Diseña un modelo de gestión global que se pueda adaptar a toda la compañía.

– Elabora un Código de Ética y Conducta común a todos los negocios y países. Este será la base del Compliance y de la que partirán el resto de medidas.

– Establece los programas de cumplimiento que las leyes sectoriales exigen en las respectivas jurisdicciones para las diferentes actividades de la compañía: el programa penal, el de competencia, el de blanqueo de capitales, el de protección de datos, hasta completar todas las áreas de la empresa.

– Trata de no generar burocracia a la hora de cumplir el Compliance y establece una sólida red global de cumplimiento.

– Implementa las recomendaciones que internacionalmente constituyen los estándares de referencia y las mejores prácticas del mercado a tu compañía.

– Adapta dichas recomendaciones a las circunstancias específicas de la compañía. Aplícalas a todas las fases que integran la gestión del riesgo de cumplimiento: asesoramiento, supervisión, análisis de riesgos, reporte, formación, validación y certificación de los controles.

– Realiza anualmente una verificación de los sistemas de control de la compañía con consultores independientes. De hecho, respecto a la prevención penal, la reciente Norma UNE 19601 recomienda un sistema de verificación o certificación externa de la propia UNE.

Y recuerda que el sistema Compliance no se circunscribe al ámbito penal, también permite optimizar las relaciones con entidades financieras, administraciones públicas, proveedores y clientes.

¿Has implementado ya el sistema Compliance en tu empresa? Si es así, cuéntanos tu experiencia.

 

0
0

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Sin Comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados