ERP_industria alimentaria_THINK UP_LKS

Cómo aplicar el ERP en la industria alimentaria

Las compañías que implantan el ERP consiguen una mayor optimización de sus  recursos y un mejor flujo comunicativo entre las empresas que la integran. Esto es posible gracias a una mejor planificación de los recursos empresariales y a la integración de las distintas funcionalidades de una compañía. Pero veamos cómo puede beneficiar a la industria alimentaria.

Una empresa que se dedique a la alimentación puede englobar desde los procesos que se producen en el  campo, es decir, sembrar y cosechar, hasta la venta del producto. Además, puede tener sucursales en diferentes lugares y puntos de venta directa al público. Muchas de estas empresas suelen tener un servidor en cada sucursal y otro diferente en la empresa matriz. Para integrar la información de todas ellas es necesario hacerlo al final del día o en otros posteriores. Sin embargo, el ERP permite que haya un servidor para toda la empresa y bases de datos centralizadas que pueden ser consultadas por cualquier empleado. Se puede ver el stock de cualquiera de las sucursales o cualquier otra información que se necesite, con el consecuente ahorro de tiempo y de recursos.

Cómo implementar un ERP en la Industria Alimentaria

Existen diferentes formas de implementar un ERP. Se puede hacer por módulos, e integrar primero los módulos financieros, contables y luego agregar otros como logística o venta. Pero en el caso de empresas alimentarias de gran dimensión, este sistema no es demasiado operativo.

Muchas compañías de este tipo eligen SAP, porque esta solución trata de integrar el máximo de módulos juntos. Esta permite incorporar todo el proceso de negocio y establecer parámetros. Inicialmente la integración es compleja puesto que todo lo que hacen las empresas se va implementando, pero el resultado merece la pena. Entre los beneficios está el de poder consultar balances en conjunto para tomar decisiones más precisas.

Todo se realiza on line y se refleja en el ERP, una compra, una venta, una transferencia… De esta manera cualquier empleado puede ver lo que está pasando en la compañía e incluso conocer lo que aporta a la cadena de valor de la compañía.

Pero para implementar el ERP es necesario que se trabaje en equipo, y para ello se debe elegir una metodología de trabajo. Entre las más utilizadas está “Project management” (gestión de proyectos), que contribuye a trabajar la planificación, organización, motivación y control de los recursos para alcanzar metas específicas y cumplir con criterios específicos de éxito. SAP también ayuda a que se haga de esta manera y permite integrar experiencias y focalizarlas a través de Project management.

Tras terminar el proceso de implementar el ERP se consigue una compañía integrada, con una visión más global de la misma, donde se pueden seguir incorporando nuevas empresas para que todos remen en la misma dirección.

0
0

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Sin Comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados