Empresa_marca_empleador_Think Up_LKS

¿Cómo gestiona una empresa la marca de empleador?

Para convertir a un empleado en embajador de nuestra empresa es importante que se sienta identificado con ella y que crea que es un buen lugar para trabajar. Grandes multinacionales invierten muchas cantidades de dinero para retener el talento  y para que los empleados se sientan identificados con la compañía. Entre las medidas que suelen poner en marcha destacan:

  • Horarios flexibles a sus empleados para que organicen sus tiempos.
  • Ofrecer ventajas a sus trabajadores para que compren vehículos híbridos.
  • Animar a sus empleados a que dediquen un 20% de su tiempo en participar en algún proyecto de su elección.
  • Permite a sus empleados comprar acciones de la compañía.

Sin embargo, en el caso de las pequeñas y medianas empresas, no se puede gestionar de la misma manera.

¿Qué puede hacer una pyme para gestionar la marca del empleador?

La ventaja de las pymes es que el contacto con los trabajadores puede ser más directo, se puede recibir el feed-back sobre acciones que se ponen en marcha hablando con ellos. Para ello, es importante abrir un canal de comunicación –off line y online- entre la dirección y los empleados. Dicho canal debe de ser útil, es decir, la dirección de la empresa estará abierta a las sugerencias que se planteen y valorará todas las propuestas.

En relación a las que se reciban, debemos analizar con detenimiento las que ayuden a que nuestra empresa se convierta en un buen lugar para trabajar. Solo así los empleados se identificaran con la empresa tanto a nivel profesional como personal. Ofréceles formación para reciclarse, algunas pymes dejan los viernes exclusivamente para formación; fomenta el intraemprendimiento; y trata de convertir a tus empleados en personas “engaged”, apasionadas por el trabajo que realizan, como explicó la doctora Marisa Salanova en la entrevista publicada en este canal de ingenio e innovación.

¿Qué valoran más los millennials a la hora de trabajar en una empresa?

– Flexibilidad de horarios

– Poder trabajar desde casa

– Menos jerarquías

– Facilidad de comunicación entre los directivos y los trabajadores

– Distribución física de los puestos de trabajo menos estanca

Depende el tipo de empresa se puede reflexionar sobre si realmente es útil que todos los empleados tengan el mismo horario, si es necesario su presencia física siempre o si lo importante es que el trabajo sea entregado a tiempo. Facilitar la comunicación de abajo a arriba también contribuye a que fluyan las ideas y a reducir los tiempos en la toma de decisiones.

Por último, un diseño del espacio donde los diversos departamentos puedan interactuar también contribuye a crear sinergias. De hecho, en una empresa farmacéutica estadounidense redujeron las máquinas de café de la empresa de una cada para seis a una por cada 150 empleados para que estos se movieran por los diferentes departamentos y tuvieran más relación. Tras el experimento las ventas mejoraron un 20%. Esto es lo que se conoce como bridge building, y como se puede comprobar ha dado buenos resultados.

Cuéntanos como gestionas la marca de empleador. Estaremos encantados de escucharte.

0
0

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Sin Comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados