Liderazgo_motivar_thinkUpLKS

Cuestiones sobre liderazgo: ¿de qué va eso de motivar?

Hace unos años acudí a una conferencia, el conferenciante tenía tal carga motivacional que sentí que me comía el mundo tras su charla, nos explicó que tras vivir una experiencia límite las ganas de vivir y de disfrutar del trabajo se apoderaron de él.

Tanto o más que el contenido de su charla me cautivó su motivación, me contagió la satisfacción con la que llevaba a cabo su trabajo, su entusiasmo, alegría…y es que las emociones si son de verdad, se contagian. Ahí supe de la importancia de la motivación, el motor que si sabemos llevar al trabajo podrá llevarnos a alcanzar cualquier objetivo. También aprendí que la motivación en una organización, es, además del sueldo: sentido, creación, desafío, pertenencia, identidad, orgullo…

En mi trabajo como coach, una de las preocupaciones que más muestran los líderes, la expresan en frases como: “mis colaboradores no se comprometen”, “no están satisfechos con su trabajo”, “están desganados”…, es decir, no están motivados.

La falta de motivación (del-motivo-para-la-acción) es el resultado, no el origen de algo, es un síntoma que habitualmente esconde insatisfacción, pasividad y frustración, mucha frustración. Debajo del mismo suelen anidar elementos como: expectativas no cubiertas, promesas no cumplidas, resignación por acciones del pasado que dejaron huella, resentimientos no curados, sueldos congelados, falta de información, silencios, e incluso problemas personales que pueden tener su origen fuera de la organización. Todos ellos pueden hacer que la desmotivación se vaya posando poco a poco en la empresa, como la lluvia fina que moja sin darnos cuenta.

Soy de la opinión de que a la falta de motivación hay que mirarla y reflexionarla, primero uno mismo, una misma, y posteriormente llevarla a una reflexión compartida.

En este momento solamente me vienen preguntas, cuestiones básicas para iniciar la reflexión, que ayuden a mirarnos y lleven a encontrar esos motivos que se perdieron para la acción:

  • ¿Qué es lo que tengo que hacer aquí?, ¿cuál es el marco en el que me tengo que mover, yo, mi equipo, mi organización?, ¿lo conozco?, ¿conozco lo que tengo que hacer y esperan que haga?, ¿lo que puedo y no puedo hacer, tanto yo, como mi equipo, como mi organización?
  • ¿Se?, ¿sabemos para qué hago lo que hago?, ¿para qué lo hacemos?, ¿cuál es la finalidad de lo que ofrecemos?
  • ¿Puedo?, ¿podemos elegir hacer aquello que me/nos satisface?, ¿podemos elegir hacia dónde queremos ir?

Si la respuesta a todas las preguntas es sí, ese es tu sitio, ahí podrás estar motivado, motivada. Porque la motivación tiene que ver primero con transformar la frustración en sentido y dirección.

Marian Iriondo

Consultant Senior – LKS Next

 

0
1

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Sin Comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados