Ecommerce_Thinkup_lks

E-commerce: El mejor trampolín para la internacionalización

Publicado por:

Hoy en día es casi imposible concebir “comercio” sin Internet. Desde que comenzarán las primeras compras online hace ya más de dos décadas, el crecimiento experimentado por el e-commerce o comercio electrónico ha sido imparable. No solo ha supuesto una revolución para el consumidor, que ha ganado en comodidad, rapidez y posibilidad de elección, sino que las empresas también han encontrado en la globalización del comercio un escenario ideal para lanzarse a la internacionalización, tanto en B2B como en B2C.

El número de compradores online en España ha pasado de 15,2 millones en 2012 a 17,2 millones en 2013 según el Estudio sobre Comercio Electrónico B2C 2013, último informe publicado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI). Este estudio también señala que el comercio electrónico continúa en expansión, con un volumen de facturación de 14.610 millones en 2013 -casi un 20% más que el año anterior- y un gasto medio de 848€ por usuario –cerca de un 4% más-.

Claves par alanzarse al e-commerce

La Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) confirma esta tendencia en su informe del 2º trimestre de 2014, ratificando un crecimiento del 22% respecto al mismo periodo del año anterior. En este caso, las compras internas representan el 42,3%, mientras que las transacciones desde otros países alcanzan el 17% del total, y las de España hacia el exterior, el 40,8%. En los tres casos, este informe -que se basa en datos de entidades de pago- constata un crecimiento, que van del 20% en ventas al exterior al 25% en las internas.

Por lo tanto, existe un margen para aumentar el comercio trasnacional, en especial en el ámbito de las PYMES. El informe de la CNMC adelanta que las ventas online en España podrían rebasar los 15.000 millones en 2015, una pequeña porción de un pastel que supera el billón de dólares a nivel mundial y que se estima crezca hasta los dos billones en 2018.

Las claves para lanzarse a la internacionalización pasan por contar con una plataforma tecnológica avanzada (web responsive o adaptada al creciente uso de los smartphones), una buena estrategia de fidelización y captación online (atención rápida y personalizada, contenidos diferenciadores, SEO…) y un partner logístico fuerte (de implantación mundial)., tres aspectos básicos para abrirse a mercados internacionales con éxito.

El comercio electrónico es el escenario ideal para lanzarse a la internacionalización, tanto en B2B como en B2C.

0
3

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Sin Comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados