Compliance_Think Up_LKS Abogados

El Compliance: ¿por qué implantar un modelo de prevención en mi empresa?

El Compliance. ¿Qué es y porqué surge ahora?

Uno de los términos que más se repite en los últimos meses en el mundo jurídico-empresarial es el de “Compliance”. Es muy común que muchas empresas tengan en mente dar pasos hacia el Compliance, pero igual de común es que la mayoría de ellas no hayan comenzado a implementarlo porque, simple y llanamente, no se tiene claro por dónde empezar.

Para saber cómo implementar el Compliance en la empresa debe comprenderse su significado y su contenido. El Compliance es mucho más que un término. Es una cultura. Es un sistema interno que consiste en un conjunto de normas y directrices que la empresa difunde en su seno y cuya finalidad es implantar una serie de medidas que eviten o minimicen incurrir en incumplimientos por la actuación de las personas que forman parte de la empresa.

Como se sabe, la última reforma del Código Penal ha consolidado y desarrollado la responsabilidad penal de las personas jurídicas y el concepto de “debido control”, confirmando el Compliance como un sistema de gestión que, efectivamente, puede eximir o atenuar de responsabilidad a la empresa.

¿Qué características debe tener el Compliance y cómo puede implementarse?

Desde LKS Abogados planteamos el Compliance bajo la siguiente perspectiva:

  • Tener una visión global del Compliance y valorar todas sus posibilidades.
  • Construir progresivamente el Sistema Compliance.
  • La formación y difusión continua en la empresa es un elemento clave del sistema.
  • El Compliance debe ser integrado en los sistemas y procesos que ya existen en la empresa.

¿Y, a partir de ahora, qué?

El Compliance ha entrado por la vía jurídica más severa, que es el Derecho Penal, sobre la cual es habitual que los directivos de las empresas no adviertan ningún riesgo inminente, ni si quiera muy factible, al percibirse alejados del mundo delictivo. Sin embargo, si se atiende minuciosamente a cada una de las conductas típicas del Código Penal que son imputables a las personas jurídicas, se observará que no es nada descabellado que cualquier empresa esté realizando actuaciones que entrañan un riesgo penal relevante, sin ser consciente de ello.

Si al riesgo penal latente añadimos las diversas optimizaciones y oportunidades que puede procurar el Compliance en las relaciones con entidades financieras, administraciones públicas, proveedores y clientes, cada vez son más las empresas que añaden un nuevo objetivo a su agenda del 2016: comenzar a dar los primeros pasos con el Compliance.

0
0

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Sin Comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados