Knowmad_THINK UP_LKS

¿El knowmad nace o se hace?

En este canal de ingenio e innovación hablamos de nuevas aplicaciones, del big data y sus beneficios, de las ciudades smart, de la nube, de innovación…  Porque esto es lo que está viviendo nuestra sociedad, un gran cambio a nivel global gracias a la tecnología. Así que habrá que estar a la altura de las circunstancias y cambiar también la manera de trabajar, de aprender y de abordar los problemas. Por eso,  a los profesionales que saben adaptarse a estos cambios se les llaman knowmad. Esta palabra viene de conocimiento (know) y de nómada (nomad), pero esto último, no en el sentido de que va de un sitio a otro, sino de que el conocimiento se adapta a los diferentes contextos.

Cómo ser un knowmad

No importa que tengas 20 o 50 años, lo importante es que seas creador, innovador, que estés motivado y que colabores con los demás. Respecto a esto último, recuerda que si en esta última década el coworking ha experimentado un gran desarrollo, debemos de aprovechar las sinergias que ha creado, estar abiertos a las ideas de otras personas e incorporarlas a nuestros proyectos.

Conocer a fondo las nuevas tecnologías y saber manejarlas también es fundamental, puesto que como hemos mencionado anteriormente, el knowmad va a sacarles todo su potencial. No debemos de temer el desarrollo de la tecnología, ni el que se fabriquen robots que sustituyan al hombre, puesto que incluso la Industria 4.0 no se basará solo en la tecnología, sino que se basará en personas con ideas creativas aplicando la tecnología. Y para ello tenemos que conocer qué posibilidades se abren ante nosotros.

Aprende a fracasar

Los knowmad tampoco temen al fracaso, porque aunque el éxito da mucha más felicidad, del fracaso se aprende el doble. Es importante saber traducir los fallos cometidos en aprendizajes para otros proyectos. Y si no que se lo pregunten a todos los que no han conseguido sacar adelante su start up- solo 2 de cada 10 lo consiguen-, puesto que seguramente ya estarán inmersos en la creación de otro proyecto donde no repetirán los mismos errores. Además, un knowmad es capaz de desaprender rápidamente, sumando nuevas ideas y manteniendo un aprendizaje permanente durante toda su vida.

Así que se acabó la oficina con estrictos horarios y con jerarquías estancas. Hay que apostar por la flexibilidad, para que el rendimiento sea mayor, y por métodos como el bridge building, es decir, tratar de que el personal de los distintos departamentos se relacione para aprovechar el potencial que puede surgir de esas sinergias. En definitiva, para ser un knowmad hay que adaptarse a los nuevos tiempos y aprovechar las posibilidades que estos nos ofrecen.

¿Tú también eres un knowmad? Cuéntanos tu experiencia, nos encantará conocerla.

0
0

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Sin Comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados