Actividades_extraescolares_tecnologicas_Think Up_LKS

Las actividades extraescolares tecnológicas ayudan a combatir el fracaso escolar

El judo, la gimnasia rítmica y el fútbol van dejando paso a otras extraescolares más tecnológicas, como la robótica educativa o el aprendizaje de aritmética con ábaco. Estas además de divertir, contribuyen a que los niños aprendan matemáticas– una asignatura que todavía presenta grandes dificultades para el alumnado- de forma mucho más lúdica.

La robótica educativa consiste en ofrecer un reto al alumnado, como la construcción de un robot con determinadas funciones. Para realizarlo se les ofrece vídeos o instrucciones de montaje y en grupos de dos o más personas, siguiendo dichas instrucciones, realizan el modelo en 3D. Una vez acabado se les pide que realicen cambios para que cumplan una nueva funcionalidad.

Los modelos que se construyen suelen ir acompañados de un programa informático que hace que el robot ejecute órdenes (ya sea desplazarse, identificar colores, medir distancias a un objeto). Para ello suelen utilizar la programación. El alumnado no aprende el lenguaje de programación, pero sí lo que son variables, ángulos y cómo combinando estas variables se obtienen resultados. Scratch es uno de los programas más utilizados en las escuelas, y con él se pueden hacer juegos de preguntas y respuestas, de carreras o de habilidad.

Los beneficios de la robótica educativa son muchos. Está demostrado que contribuye a mejorar el trabajo en grupo, porque las soluciones que se piensan entre varios siempre son mejores que las de uno solo; favorece el liderazgo, ya que el hecho de superar un reto infunda confianza en uno mismo; y ayuda a manejar la frustración, puesto que habitualmente los errores que se cometen en el proceso hacen que el resultado no sea el esperado y sea necesario corregirlos. El fracaso se convierte en un estímulo para mejorar.

Aritmética con ábaco para combatir el fracaso escolar

En cuanto al aprendizaje de aritmética con ábaco, conocido como el sistema UCMAS – diseñado por el doctor Dino Wong en 1993 en Malasia- ayuda a estimular la actividad cerebral de niños y niñas. Para ello el alumnado dibuja en su ábaco digital las operaciones que manda el profesor y las resuelve mediante el mismo.

Pero para que los alumnos consigan realizar esta tarea es necesario un aprendizaje previo. El método consiste en presentar a los niños una cifra en un ábaco y que el alumno identifique qué número es. Como la imagen se presenta durante un corto periodo de tiempo es necesaria mucha concentración. Posteriormente, el reconocimiento de diferentes cifras en ábacos se realiza en un tiempo limitado. De esta manera, cuando tienen que hacer operaciones aritméticas, en su mente se dibuja el ábaco y obtienen mentalmente de forma mucho más rápida el resultado. Y el hecho de poder resolver los problemas aritméticos con más facilidad también devuelve la autoestima a niños que creían que no eran capaces de seguir el ritmo de su clase.

El ábaco es sin duda mucho más que una herramienta de cálculo, pero ¿conocías sus beneficios sobre todo en edades tan pequeñas? Si quieres dejarnos algún comentario o sugerencia sobre este tema puedes escribirnos aquí. Estaremos encantados de contestarte.

0
0

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Sin Comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados