Drones_ThinkUp_LKS

Los drones en el ámbito empresarial, un mercado por explotar

Publicado por:

El mercado de los drones va a crecer exponencialmente. Se estima que en cinco años este superará los 15.000 millones de euros anuales y representará el 10% de la facturación del sector aeronáutico en Europa. Esto se debe a que su uso ya no está destinado solo a fines militares. De hecho, Zaragoza acogerá los próximos 25 y 26 de septiembre la primera Feria Internacional de Drones de uso civil. Sectores como el de la industria, la construcción, la agricultura y la seguridad conocen ya las ventajas del uso de estos aviones no tripulados.

Agricultura de precisión

Los drones o UAV recopilan y procesan información a lo largo de todo el espectro electromagnético. Todos estos datos aplicados a la agricultura, permiten realizar estudios que miden el estrés hídrico, la deforestación, o el estado de salud de los cultivos sujetos a estudio. Pero esto no es ciencia ficción, investigadores de la Universidad Pública de Navarra están llevando a cabo un proyecto para conocer las posibilidades de estimar, mediante imágenes obtenidas a través de satélite y dron, la cantidad de biomasa producida en parcelas de cereal, tanto en secano como regadío.

Los investigadores esperan que el proyecto permita ampliar conocimientos y facilitar la gestión agrícola. Como ejemplo exponen el caso de “un agricultor que a mitad de la campaña quiere saber cuál es el estado del cultivo en sus parcelas, si tienen que aportar una dosis extra de abonado o regar más. Podría ser factible hacer un vuelo con un dron, hacer un diagnóstico y detectar zonas donde hubiera algún problema”.

Gestión integral de edificios

La gestión integral de edificios es otro de los usos que tienen los drones. A través de los sensores de estos aviones no tripulados se puede tener una visión global del estado energético de los edificios de un núcleo de población y de la riqueza o pobreza energética del mismo. También se puede hacer un diagnóstico global en base a tipologías de construcción, y establecer parámetros de elementos constructivos. Todo ello contribuirá a tomar decisiones más precisas.

La arqueología también se ha beneficiado de los drones. Las imágenes que se obtienen se pueden convertir en datos a través de la topografía y la fotogrametría para construir modelos tridimensionales que permiten documentar yacimientos que ya existen y ver su evolución, así como localizar yacimientos en función de patrones de modelos 3D, crear archivos con información digital para preservar o reconstruir el patrimonio.

Nueva normativa de la AESA


Sin embargo, la privacidad es uno de los grandes problemas de los drones, ya que pueden tomar imágenes de casi cualquier lugar y recopilar ingentes cantidades de datos, con lo que el Grupo de Trabajo Artículo 29 (GT29), que reúne a todas las agencias de protección de datos europeas, recomienda que se haga un uso racional y controlado de los mismos.

En Europa la nueva normativa sobre estas aeronaves no tripuladas es muy estricta. Concretamente la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) siguiendo las directrices europeas prohíbe su utilización para grabar sobre zonas pobladas, aunque permite a una aeronave de hasta 25 kilos grabar en exteriores, de día y en condiciones meteorológicas visuales, dentro del alcance visual del piloto.

0
0

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Sin Comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados