Smart cities_THINK UP LKS

Smart Cities ¿un “boom” con futuro u otra burbuja?

Publicado por:

Definamos que es una smart city: ciudad optimizada por las nuevas tecnologías. Y ahora pongamos un ejemplo concreto. Si un ayuntamiento recoge datos como el número de plazas de aparcamientos de que dispone su ciudad para discapacitados, y los hace públicos- acción conocida como “open data”-, una empresa o cualquier ciudadano podrá crear una aplicación en la que aparezcan cuántas plazas de aparcamiento existen en la ciudad y dónde se ubican. Sería una “app” muy útil en el caso de ser visitante y discapacitado.

Este tipo de acciones tienen un beneficio claro para la ciudadanía, aunque este ejemplo tan solo es una pequeña muestra de lo que se está haciendo, puesto que existen diversas propuestas y más complejas para transformar las ciudades, que posteriormente detallaremos.

Pero las smart cities no están exentas de polémicas. Si antes la Unión Europea destinaba fondos para mejorar las infraestructuras de los países, como autovías o redes ferroviarias, actualmente la obsesión está en el I+D+i y destina las ayudas del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)– nada menos que 80.000 millones de euros- para que las ciudades sean “tecnológicas” y eficientes. La duda está en si no habrá otra burbuja con la creación de empresas y consorcios que traten de acaparar estas subvenciones, pero que realmente no tengan un fin tangible y un beneficio claro para la ciudadanía.

Smart cities: el camino hacia ciudades más eficientes

Hace cuatro años se creó la Red Española de Ciudades Inteligentes en la que están inscritos 60 municipios españoles. Entre sus objetivos están el de mejorar la movilidad urbana, el de optimizar el uso de la energía, y la innovación social, entre otros. En el caso de las ciudades que tratan de mejorar su eficiencia energética, estas intentan reducir las emisiones de CO2 y aumentar el consumo de energías renovables gracias a la automatización de la red, y a la infraestructura inteligente de carga de vehículos. Veamos qué medidas se han tomado para conseguir dichos objetivos:

  • Leer los contadores de manera automatizada: Los consumidores pueden consultar on line y en tiempo real su consumo y sus tarifas, al mismo tiempo que reciben información de cómo cambiar sus hábitos para un menor consumo energético.
  • Se realizan investigaciones en tecnologías V2G (vehicle to grid): Estas consisten en desarrollar un sistema de descarga de las baterías del vehículo eléctrico a la red, y así realizar un análisis de la viabilidad técnica y económica de dicha solución.
  • Instalación de sensores de niveles de ruido, contaminación ambiental, cámaras de vigilancia, servicios de comunicaciones, sensores de presencia, etc… para que los ayuntamientos puedan tomar las medidas pertinentes y a la vez reduzcan el consumo energético.
  • Instalación, gestión y control de productores de energías alternativas (fotovoltaica, minieólica, trigeneración, biogas, célula de hidrógeno, CHP…) Se trata de crear patrones de consumo que permitan mejorar la planificación y el uso de las energías alternativas.

Todas estas medidas tienen en común que se basan en el análisis de la información que se obtiene gracias a las nuevas tecnologías. Si el resultado de analizar los datos contribuye a mejorar el Medio Ambiente y a convertir los municipios en lugares mejores para vivir, el objetivo de las smart cities estará ampliamente cumplido.

0
0

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Sin Comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados