abogados_Mesa de trabajo 1

LKS LEGAL participa en distintos foros apoyando a las organizaciones en su gestión

LKS NEXT LEGAL, con 35 profesionales y con una trayectoria de más de 27 años, participará en próximas fechas en distintos foros donde pondrá a disposición de distintas organizaciones su conocimiento en distintas materias.

Jon Lacunza socio del despacho de LKS NEXT LEGAL participará el día 13 de junio como ponente en la jornada  “Compliance: Una visión práctica y actualizada para Fundaciones y Asociaciones de interés público” que se celebrará en el Museo Marítimo de Bilbao con motivo de la Asamblea anual de FUNKO. En esta jornada Jon Lacunza hablará  sobre la responsabilidad en la gestión de las fundaciones y asociaciones y el Compliance.

Asimismo, durante los días 12 y 13 de junio Martín Recalde, experto abogado en el ámbito societario participará en las jornadas que realiza ERKIDE con el objetivo de: impartir a los miembros del órgano de administración de cooperativas, formación básica y necesaria para el correcto desempeño de su cargo, haciendo especial mención sobre las competencias atribuidas, régimen de adopción de acuerdos, y responsabilidades del cargo.

Sobre LKS NEXT LEGAL

Es un sólido equipo de 35 abogados, cuya misión es la de ofrecer soluciones que aporten valor a sus clientes mediante la prestación de servicios jurídicos a la empresa, asumiendo para ello entre sus valores, el cliente como centro de sus decisiones; la capacidad y solvencia de sus profesionales; y la mejora continua, innovación y adaptación al cambio.

0
0
Redes sociales_abogado_Think Up

¿Mezclar lo profesional y lo personal en las redes puede ser perjudicial para un abogado?

En diversos foros de Internet a menudo ha salido a colación esta pregunta. Unos afirman que es necesario que el profesional se dé a conocer más personalmente, puesto que se les elige por la confianza que generan y por su reputación, además de por recomendación de familiares y amigos. Otros, sin embargo, opinan que los clientes no quieren conocer los intereses personales de su abogado, y mucho menos las fotos de una noche de juerga.

Para arrojar un poco de luz sobre este tema os exponemos un decálogo de buenas prácticas en redes sociales:

1. Elige redes profesionales:

LinkedIn o Xing son adecuadas para contactar con clientes particulares o empresas. Abiertas al debate, permite exponer tus conocimientos de forma profesional. Incluso puedes tomar la iniciativa y abrir foros, pero procura ser moderado en tus opiniones.

2. Abre perfiles profesionales:

Si tienes tentaciones de abrir una cuenta en redes sociales como Facebook, crea una página específica. Allí podrás exponer temas de interés, crear debates y hasta hacerte publicidad, son páginas creadas expresamente para ello. Las excursiones familiares o tu ocio nocturno canalízalo a través de tu perfil personal.

3. Escribe un blog y hazlo viral:

Si quieres convertirte en prescriptor abre un blog para escribir sobre temas que sirvan de ayuda a tus clientes o tus potenciales clientes. Twitter es la mejor red para viralizar este tipo de contenidos, donde puedes adjuntar tus artículos y donde los contenidos pueden recorrer el mundo en un minuto, para bien o para mal, nunca lo olvides. Si no quieres llevarte un susto, antes de publicar cualquier contenido déjalo reposar un tiempo y piensa en las consecuencias. Si crees que no te va a perjudicar no dudes en publicarlo.

4. Protege la confidencialidad de tus clientes:

No cuentes casos en las redes ni quiénes son tus clientes. En tu página web, si tienes su permiso, puedes poner las empresas con las que has trabajado o trabajas, pero a estas no les gusta que te vanaglories de los casos que has ganado con ellos.

5. Utiliza las redes con cabeza:

Twitter es una red en la que lo profesional se mezcla con lo personal. Los expertos recomiendan a las empresas dar visibilidad a sus empleados para acercarlas a sus clientes o usuarios twiteando tanto con el perfil personal como con el de la empresa. Sin embargo, hay que saber dónde están las líneas rojas que no podemos cruzar. Un debate político muy encendido puede perjudicar a un abogado, puesto que personas que no opinen como este pueden molestarse y hacer que no quieran trabajar con él. Es importante ser conscientes de qué temas generan polémica y si queremos participar en la misma.

6. No des pistas sobre casos o negociaciones:

“A punto de cerrar un trato”, “Tras un arduo trabajo mañana llegará el resultado, ya os contaré”, estas frases además de dar pistas al contrario, quedan muy presuntuosas. Las personas que están en redes huelen a quiénes tratan de dar una imagen de trabajador de éxito. Es mejor dar a conocer nuevas leyes que se han aprobado y que son de interés para los usuarios u orientar sobre ciertos temas, que transmitir en directo el trabajo que se está realizando.

0
0
Abogado_empresa_Think Up_LKS

¿Por qué una PYME necesita un abogado de empresa?

Un abogado te asesora para prevenir problemas y en caso de surgir estos te ayuda a resolverlos de la manera más eficaz posible. De hecho, en Europa la contratación de un seguro de protección jurídica por parte de pymes y autónomos es muy habitual, puesto que no se pueden permitir un abogado en plantilla. De esta manera reducen los gastos legales que no habían previsto y que desgraciadamente siempre surgen. A continuación te explicamos para qué es necesario un abogado:

  1. Para poner las cláusulas que se ajusten a nuestros intereses:

A la hora de llegar a un acuerdo o de vender un producto debemos de redactar las clausulas que nos protejan ante posibles incidencias. Una cláusula fundamental es la de acudir a una conciliación antes que a un juicio para intentar llegar a un acuerdo en el caso de surgir un conflicto.

  1. Para poder cobrar en el tiempo establecido:

El plazo medio de pago entre medianas y pequeñas empresas alcanza los 96 días.  Tanto la Directiva europea de lucha contra la morosidad, como la Ley de Morosidad española establecen que si no se paga una factura en el plazo de 60 días, el deudor deberá pagar el interés de demora pactado en el contrato o el fijado por la Ley. Además, el incumplimiento del plazo dará derecho al acreedor a reclamar una indemnización por los costes de cobro debidamente acreditados.

Muchas empresas no conocen esta normativa y tampoco la forma en que se pueden acortar estos plazos. La manera más efectiva para hacerlo es realizar todo el proceso de forma documentada. Es necesario entregar un presupuesto y solicitar que se acepte, documentar cuando ha sido la entrega del producto y especificar lo que se ha entregado. De esta manera, se podrá acreditar cualquier incumplimiento de lo pactado y reclamar con más celeridad. Poder consultar con un abogado facilita este proceso.

  1. Para contratar a un empleado:

El excesivo coste de estructura puede llevar a la ruina a una empresa. Es necesario tener un buen asesoramiento profesional para realizar los contratos y conocer nuestros derechos. Desde la última reforma laboral existe más flexibilidad a la hora de realizar un contrato. Un abogado también nos informará de las subvenciones de que disponemos a la hora de contratar.

  1. Para no perder la casa:

Un abogado le ayudará a valorar los riesgos que puede correr si es administrador de una Sociedad Anónima o de Responsabilidad Limitada. Si realiza una mala gestión en muchas ocasiones deberá responder con su patrimonio personal y podrá llegar a ser inhabilitado para ser de nuevo administrador. Además, la Ley de Sociedades de Capital afirma que “cualquier infracción del deber de lealtad no sólo fijará la obligación de indemnizar el daño causado al patrimonio social, sino que también se deberá devolver a la sociedad el enriquecimiento injusto obtenido”.

  1. Para evitar problemas con la Agencia de Protección de Datos:

No es un tema baladí, hay que tener mucho cuidado con los datos de clientes, empresas, etc… No se pueden enviar correos electrónicos con ofertas sin consentimiento de estos, tampoco se pueden organizar sorteos sin crear ficheros registrados en la Agencia Española de Protección de Datos, y es necesario que exista un espacio físico separado para guardar archivos con datos de clientes en el caso de tenerlos en papel. ¿Sabías que las multas por no cumplir esta ley pueden llegar hasta los 600.000 euros? Y no olvides que en tu sitio web también debe de aparecer el aviso legal.

0
0