Internet de las cosas_Think Up_LKS

El Internet de las cosas ayudará a las marcas a tener una conexión más directa con el cliente

Imaginemos que padecemos dolores en las rodillas y que nuestras zapatillas están conectadas a la red. Estas envían datos a nuestro traumatólogo que constata que colocamos mal el pie al andar. Para solucionarlo nos diseña unas plantillas que harán que desaparezcan los dolores de rodilla. En vista de los buenos resultados, las marcas de calzado deportivo deciden contratar a traumatólogos para interpretar los datos del modo en que pisan sus clientes y vender las playeras con plantillas personalizadas.

Esto parece ciencia ficción pero es el futuro que llega. Conocido como el Internet de las cosas, ocupa el tercer puesto de las 12 tecnologías que liderarán la economía, según un estudio de la consultora McKinsey.

Actualmente ya existen las camisetas que miden el ritmo cardíaco, la velocidad y la tensión, y que planifican el entrenamiento de los corredores, así como los relojes que miden las pulsaciones, etc. Respecto al hogar, también podemos controlar la temperatura de nuestra casa a través del smartphone.

Pero los electrodomésticos también serán inteligentes: lavadoras que leerán las etiquetas de las prendas para lavar la ropa, frigoríficos que avisarán de que es necesario hacer la compra, o que te advertirán de que la comida que has comprado no es muy sana.

Relación directa con el consumidor

Esta conexión directa también se extenderá a la marca con el consumidor. Es decir, este cogerá un yogurt, y en el envase aparecerá un mensaje: ha comido usted una unidad, recuerde que son buenos para el calcio y su tasa es baja. Se recomienda que tome hasta tres productos lácteos al día, usted solo ha consumido dos.

Como se ilustra en este ejemplo, no existirán intermediarios, el consumidor recibirá la información/publicidad de forma directa. Serán productos inteligentes que nos facilitarán la vida. Pero como en todo también será necesaria una reflexión sobre la publicidad intrusiva, puesto que el consumidor podrá llegar a sentirse espiado. Al fin y al cabo, las marcas recogerán multitud de datos sobre el consumidor y podrán tener una comunicación directa en el momento en el que este consume su producto.

El Internet industrial de las cosas

A nivel industrial el Internet de las cosas podría generar hasta 142.000 millones de dólares en todo el mundo hasta 2030, según un informe de Accenture. Un fabricante de motores podrá supervisarlos en tiempo real cuando estos se pongan en funcionamiento y conocer con antelación si es necesario sustituir algún componente. Esto supondrá un cambio en los modelos de negocio porque los productos se convertirán en servicios.

 

 

0
0