Estonia_digital_ThinkUp_LKS

Estonia: un país digital

Quizás no sepas que en Estonia se desarrolló todo el software de Skype. Fue en 2003 cuando nació la compañía de videollamadas gratuitas que fundaron  el sueco Niklas Zennström y el danés Janus Friis y que posteriormente compró Microsoft. Sin embargo, fueron los ingenieros estonios quienes se encargaron del software.

Desde entonces Estonia ha evolucionado hasta convertirse en el primer país digital del mundo.

La sanidad digitalizada salva vidas

Los equipos sanitarios de urgencias cuentan con una aplicación que les permite acceder al historial del enfermo desde la propia ambulancia, así como saber quién es su médico. Además, a través del GPS el personal médico conoce el recorrido del vehículo en tiempo real y prepara durante ese tiempo el material necesario para tratar al enfermo.

También disponen de un sistema electrónico de reserva de quirófanos donde a través de códigos (rojo si es grave, amarillo si puede esperar 2 horas y gris si se puede alargar la espera a 24 horas) especifican la urgencia de la intervención para reservar quirófano.

La planificación de las intervenciones es el caballo de batalla de muchos hospitales. Es por ello que LKS ha desarrollado un Módulo de Planificación del Proceso Quirúrgico, basado en los principios de la filosofía LEAN, para la obtención automática de la planificación semanal de los pacientes a intervenir y sus horarios previstos. De esta manera, se consigue que entre el tiempo disponible del recurso y el tiempo ocupado de dicho recurso sea el mínimo posible.

Casi 2.000 trámites de la administración a golpe de click

Las operaciones inmobiliarias y casarse o divorciarse son los únicos trámites que no pueden hacerse por Internet. Desde 2002 los pasaportes estonios disponen de un chip para realizar todo tipo de gestiones. Hoy en día en la mayoría de países europeos se pueden realizar casi todos los trámites de la administración por Internet, sin embargo, en Estonia también pueden votar a sus gobernantes a través de la red. Los ministros tampoco utilizan el papel y la firma de las leyes se realiza de forma digital.

Además, el documento de identidad digital trasnacional, que emite el Estado estonio para  personas de cualquier nacionalidad, permite gestionar un negocio internacional sin tener que ir a Estonia. Y toda operación que se realice con ese documento deja un rastro digital,  por seguridad y transparencia.

Todo esto ha permitido un gran desarrollo de las empresas tecnológicas que ha repercutido en un aumento del PIB, puesto que más del 70% viene de este sector.

País puntero en ciberseguridad

El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación implica una gran responsabilidad, puesto que es vital proteger los datos de millones de personas. En Estonia son punteros en ciberseguridad, concretamente, en 2008 se inauguró en Tallin el Centro de Excelencia de Cooperación en Ciberdefensa de la OTAN y en 2017, en Luxemburgo, la primera “embajada digital” estonia para proteger sus datos.

Los estonios también cuidan celosamente la privacidad de sus datos, por ello, cualquier entrada para consultarlos es registrada, de manera que si esta no es justificada, se puede interponer la correspondiente denuncia.

¿Te ha gustado el artículo? Nos encanta escuchar lo que te interesa, así que anímate y envíanos temas que quieras que tratemos en Think Up LKS.

0
0
Ciberseguridad_empresas_ThinkUpLKS

La ciberseguridad como medida de prevención de las empresas

Los ciberataques y las violaciones de datos están a la orden del día para las empresas, ya que cualquier dispositivo con acceso a una red es susceptible de ser utilizado para un fin delictivo. Cada vez es más habitual oír problemas de robos de información, piratas informáticos, estafas online, fuga de datos así como la introducción de un virus en las empresas. En esta era de transformación digital, globalización y rapidísima evolución tecnológica, la ciberseguridad debería ser una máxima prioridad para cualquier entidad que maneje o sea responsable de datos sensibles. Pero, ¿qué es exactamente la ciberseguridad?

La ciberseguridad es el conjunto de herramientas, políticas, salvaguardas de seguridad, directrices, métodos de gestión de riesgos, acciones, formación, prácticas idóneas, seguros y tecnologías que pueden utilizarse para proteger los activos, conocimientos o datos de una organización y los usuarios en el ciberentorno. Un software obsoleto o ilegal, una falta de actualización, escasez de soporte técnico, un uso incorrecto del navegador o del correo electrónico son las principales causas de vulnerabilidad de las empresas por las que se exponen fácilmente a un ciberataque.

Sin embargo, si bien es cierto que ni la tecnología más completa está a salvo de un ciberataque, es necesario que las empresas tomen medidas de prevención. Una de las claves básicas para evitar cualquier tipo de ataque es la actualización de los equipos y los sistemas operativos, debiendo tener las últimas actualizaciones de antivirus. Las empresas deberán llevar a cabo una adecuada labor de protección informática del correo electrónico corporativo así como establecer una navegación por internet protegida. Para evitar cualquier tipo de amenaza, los responsables de datos deberán llevar a cabo campañas de detección de malware y de evaluación de su efectividad en sus sistemas, así como utilizar sólo programas autorizados y seguros.

La principal puerta de entrada para los delincuentes son los empleados y es imprescindible que las empresas hagan campañas de concienciación entre los mismos para poder proteger lo máximo posible a la organización. Es importante destacar que por muchas medidas que se puedan tomar, obtener una seguridad al completo es difícil y para ello es necesario tener preparadas formas de recuperación del material perdido en caso de que ocurra algún incidente con los datos.

En este sentido, la Unión Europea ha dado un paso muy importante en materia de protección de datos endureciendo el nuevo Reglamento General de Protección de Datos, estableciendo un marco homogéneo para los países de la Unión Europea que será de obligado cumplimiento a partir del 25 de mayo de 2018. El objetivo de este nuevo Reglamento es ampliar los derechos de los ciudadanos e imponer más obligaciones a las organizaciones responsables de los datos.

A tal fin, nada impide que las empresas tomen precaución y empiecen a adoptar, diseñar e implementar medidas de ciberseguridad como las previstas por este nuevo Reglamento General de Protección de Datos que les permita detectar las deficiencias o los descuidos que estén cometiendo y proteger así a la empresa como los usuarios que operan en Internet.

0
0
Interoperabilidad_Think Up_LKS

Jose Ignacio Familiar, Senior Consultant de LKS: “La interoperabilidad no es una mera cuestión tecnológica”

Ciertamente las Administraciones Públicas siempre han interoperado entre sí. Históricamente se servían del ciudadano interesado que debía recorrer diferentes ventanillas recabando los certificados requeridos para el trámite que necesitaba realizar. A pesar de la indudable molestia, muy posiblemente éste fuera el procedimiento más eficaz, incluso desde el punto de vista del ciudadano.

Pero el concepto de interoperabilidad ha surgido propiamente desde que las informaciones y los procedimientos administrativos están soportados, o pueden estarlo, en sistemas informáticos. Así, el Esquema Nacional de Interoperabilidad define la interoperabilidad como la capacidad de los sistemas de información y de los procedimientos a los que éstos dan soporte, de compartir datos y posibilitar el intercambio de información y conocimiento entre ellos.

Teniendo en cuenta las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información y las comunicaciones, hoy en día es muy poco presentable que los ciudadanos sigan canalizando la información entre Administraciones. Así lo entiende la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, que en su artículo 28 refiere que:

  • Los interesados no estarán obligados a aportar documentos que hayan sido elaborados por cualquier Administración … debiendo las Administraciones Públicas deberán recabar los documentos electrónicamente a través de sus redes corporativas o mediante consulta a las plataformas de intermediación de datos u otros sistemas electrónicos habilitados al efecto.
  • Asimismo, las Administraciones Públicas no requerirán a los interesados datos o documentos … que hayan sido aportados anteriormente por el interesado a cualquier Administración, … las Administraciones Públicas recabarlos electrónicamente a través de sus redes corporativas o de una consulta a las plataformas de intermediación de datos u otros sistemas electrónicos habilitados al efecto.

Para un eficaz ejercicio de este derecho, cada Administración deberá facilitar el acceso de las restantes Administraciones Públicas a los datos relativos a los interesados que obren en su poder y se encuentren en soporte electrónico, especificando las condiciones, protocolos y criterios funcionales o técnicos necesarios para acceder a dichos datos con las máximas garantías de seguridad, integridad y disponibilidad.

La interoperabilidad no es una mera cuestión tecnológica, sino algo más amplio y complejo. Al ser su objeto último la utilización de datos e informaciones relativos a la ciudadanía, requiere mecanismos organizativos, normativos y tecnológicos que garanticen un uso apropiado y responsable de datos e informaciones preservando su confidencialidad y seguridad.

Esto es, debe quedar absolutamente claro quién puede utilizar cada información y con qué propósito, quien ha accedido a la información y cuando lo ha hecho, quien participa en el proceso de intercambio y qué obligaciones y responsabilidades comporta hacerlo. Estos roles, funciones y procesos, deben quedar reflejados en normativa. Asimismo, aplicaciones, sistemas e infraestructuras deben estar dotados de mecanismos que garanticen la seguridad de datos e informaciones almacenados e intercambiados.

El Esquema Nacional de Interoperabilidad y la Norma Técnica de Interoperabilidad de Protocolos de Intermediación de Datos aclaran el terreno definiendo los roles y funciones genéricos de los agentes que intervienen en el proceso de intercambio de datos:

  • Cedente. Organización que posea datos relativos a los ciudadanos que otra pueda necesitar consultar en el ámbito del ejercicio de sus competencias; es el responsable de los mismos según la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y los ofrecerá a posibles Cesionarios a través de un Emisor.
  • Cesionario. Organización autorizada a consultar determinados datos de los ciudadanos en poder de un Cedente.
  • Emisor. Organización que facilita la cesión de los datos desde un punto de vista tecnológico. Un Cedente que facilita la cesión de sus propios datos, actuará como Emisor a la vez de ser Cedente. Cualquier nodo de interoperabilidad que participe en la gestión de los trámites de emisión o cesión de datos de un Emisor, tomará también el rol de Emisor.
  • Requirente. Organización que facilita la consulta de los datos desde un punto de vista tecnológico. Un Cesionario que realiza directamente la consulta de datos, actuará como Requirente a la vez de ser Cesionario. Cualquier nodo de interoperabilidad que participe en la gestión de los trámites de consulta de datos de un Requirente, tomará también el rol de Requirente.
  • Nodo de interoperabilidad. Organismo que presta servicios de interconexión técnica, organizativa y jurídica entre sistemas de información para un conjunto de Administraciones Públicas bajo las condiciones que éstas fijen.

Además, la Norma Técnica de Interoperabilidad de Protocolos de Intermediación de Datos especifica cuáles de las funciones asignadas a cada agente pueden ser delegadas en otros agentes, muy especialmente en nodos de interoperabilidad. Es, precisamente, la delegación de funciones lo que permitirá hacer llegar la interoperabilidad a todas las Administraciones Públicas, especialmente a las Administraciones Locales medianas y pequeñas, las cuales, por sí solas, difícilmente van a tener los recursos y las competencias necesarias para adoptar los roles requeridos y sus correspondientes funciones.

Para ello, la delegación de funciones debe quedar formalizada en un modelo de interoperabilidad territorial que tenga en cuenta cuatro perspectivas complementarias:

  • Organizativa. Qué agentes intervienen, qué roles asume cada agente, que funciones se asignan a cada rol, los correspondientes catálogos de servicios y los procesos a través de los cuales los agentes cumplen sus funciones.
  • Jurídica. Su objetivo es dotar de cobertura normativa al modelo organizativo de manera compatible y coherente con la legislación y normativa de rango superior en la materia (Esquema Nacional de Interoperabilidad, etc).
  • Tecnológica. Infraestructuras, sistemas y aplicaciones necesarios para habilitar el modelo organizativo.
  • Económico. Criterios de reparto para la amortización de las inversiones y para la asunción de los gastos entre los diferentes agentes.

LKS ha colaborado con las Administraciones vascas en la definición de una propuesta de modelo territorial de interoperabilidad sobre la base de 4 premisas.

  • En primer lugar el modelo objetivo debía tener en cuenta la estructura institucional de Euskadi y muy especialmente la importante función que desempeñan las Diputaciones Forales en virtud de su papel institucional como soporte a las autoridades locales en el desarrollo de sus competencias. No en vano, las tres Diputaciones Forales han puesto en marcha iniciativas para la prestación de servicios TIC a los Ayuntamientos de sus respectivos territorios. En este escenario, era necesario dejar claro cuál es la función y responsabilidad de cada agente, el marco de relación entre ellos y los criterios para establecer un modelo económico coherente.
  • En segundo lugar, el modelo objetivo debería ser lo suficientemente flexible para adecuarse a diferentes tipologías de usuarios, ya que la realidad de las AAPP de Euskadi es muy diversa en cuanto a capacidad y madurez tecnológica y organizativa, disponibilidad de recursos técnicos y humanos, y volumen previsible de uso de servicios de interoperabilidad.
  • En tercer lugar el modelo debía aportar racionalidad jurídica. Si el objetivo es llevar la interoperabilidad a todas las AAPP de Euskadi, el modelo de firma de convenios entre todas y cada una de las administraciones cedentes con todas y cada una de las administraciones cesionarias es inviable. Es necesario adoptar una fórmula de acuerdos marcos a los que se puedan adherir múltiples organismos.
  • Finalmente todas las Administraciones vascas, directamente o de manera delegada, tienen que adecuar la organización y responsabilidades de sus órganos, así como sus procesos en orden a contar con una operativa solvente y ágil.
0
3
Ciberseguridad industria 4.0_Think Up_LKS

La ciberseguridad, clave en el desarrollo de la Industria 4.0

El guionista Michael France, en la película Goldeneye (2005), ya predijo las consecuencias de no invertir en ciberseguridad. En dicho film, James Bond, interpretado por Pierce Brosnam, se enfrentaba a una bomba electromagnética, capaz de borrar las memorias de todos los dispositivos electrónicos, que amenazaba con hundir la economía inglesa.

Este argumento que en 2005 parecía ciencia ficción, en la actualidad, ya no lo es. En esta última década los gobiernos se han puesto manos a la obra y han aprobado diversas leyes para proteger de amenazas cibernéticas a las Infraestructuras Críticas, llamadas así porque son las que prestan servicios esenciales a la población.

En España en 2011 se aprobó la primera legislación, y en 2015 se tuvo que actualizar debido a la rapidez con la que avanza la tecnología. En ella se establece “el diseño de una política de seguridad homogénea e integral en el seno de las organizaciones, en la que se deben definir los subsistemas de seguridad que se van a implantar para la protección de las Infraestructuras Críticas con el objetivo de impedir su destrucción, interrupción o perturbación”.

Virus para el espionaje industrial y el filtrado de datos

A nivel industrial los ataques cibernéticos también pueden tener consecuencias muy graves. Stuxnet es un ejemplo de ello. Este es un gusano que espía y reprograma sistemas industriales. En 2010, el Win32/Stuxnet fue utilizado en centrales nucleares, para tratar de cambiar la velocidad de los rotores provocando vibraciones que podían causar daños físicos y afectar gravemente al proceso de enriquecimiento de uranio. En 2012, Flame, otro malware muy sofisticado capaz de desconfigurar totalmente procesos industriales, fue lanzado para espiar en países de Oriente Medio.

Sin embargo, los virus no solo atacan el funcionamiento de las máquinas o los procesos, también lo hacen obteniendo datos y haciéndolos públicos. Esto es lo que le ocurrió a la segunda compañía de seguro médico más grande de Estados Unidos, Anthem Inc., que fue víctima de un ataque de filtración de datos que afectó a alrededor de 80 millones de clientes.

Cómo crear Industria 4.0 segura

Estos malware pueden poner en peligro el desarrollo de la Industria 4.0, porque la ciberseguridad de las “máquinas inteligentes” o CPS (Cyber-Physical Systems), no se establece a priori, sino que se protegen con sistemas que se implementan a posteriori.

Este tipo de industria requiere que las máquinas o CPS lleven funcionalidades embebidas de seguridad que ayuden a interactuar con estos dispositivos sin riesgos. Dichas funcionalidades asegurarán la accesibilidad, la integridad – con métodos de autenticación y cifrado-, la confidencialidad y el control de acceso.

En el caso de  la recogida de datos, fundamental en la Industria 4.0, será necesaria además, la capacitación y concienciación de los empleados sobre la importancia de la confidencialidad de los datos que manejan.

0
0
Big Data_Think Up_LKS

El futuro para las empresas es el Big Data

“¿Qué es lo que nos deparará el futuro y que van a demandar cada vez más las empresas? La respuesta, sin temor a equivocarme, es el Big Data.” Esta es una de las reflexiones que recientemente ha compartido Aitor Jiménez, autor del blog #Empresamientos para @elEconomistaes.

Big Data es actualmente “Trendic topic” en el mundo informático y grandes empresas como Amazon o Google ya lo están utilizando para ser más productivos. El objetivo de este concepto es convertir el Dato en información para facilitar la toma de decisiones, conocer el perfil y las necesidades de los clientes entre otras cosas. Sin embargo, la pregunta que muchos nos hacemos tiene que ver más con el tamaño, es decir, “¿son proyectos para macro empresas, o realmente las pequeñas y medianas empresas pueden beneficiarse de estas tecnologías?”

Para contestar a esta pregunta el post cuenta con la colaboración de Jon González Zabala, consultor especialista en Business Inteligent (BI) en la empresa vasca LKS dónde afirma que en la empresa se están realizando proyectos de Big Data orientados a empresas industriales medianas.

Pero, ¿conocen realmente las empresas las oportunidades que ofrece el Big Data? Accede al post completo pinchando aquí.

0
0
Smart cities_Think Up _LKS

Cuando lo “Smart” es “ser Smart” (I.Parte)

Joseba Bilbao, Responsable de Mercado y Grandes Cuentas en LKS, reflexiona sobre el concepto “Smart” en diferentes ámbitos en un artículo publicado en el monográfico de APD.

 

Lo Smart está de moda. Es cool. Está en todos los discursos de ciudad. Sesiones, congresos, cursos de formación, jornadas… Podemos encontrar cientos de resultados si hacemos una búsqueda del concepto Smart y, sobre todo, si hablamos de “Smart City”.

Ideas como aquella de que el variable pero enorme x% de la población en x años se concentrará en las ciudades, se repite en todas las búsquedas. La necesidad de la eficiencia energética y la sostenibilidad de las ciudades, también. Y aparecen conceptos que todos acuñamos pero que realmente no tantos comprenden, como Big Data, Internet de las cosas –IoT–, la nube… acompañados de otros más tradicionales como “servicio”, “movilidad”, “georreferenciación”, multidispositivo. Todo ello referido a “datos”, a “información” que es posible convertir en “inteligencia” para la toma de decisiones, e incluso para generar automatismos recurrentes entre sistemas y “cosas”. Pero es, desde mi punto de vista, un discurso que es preciso aterrizar. Las áreas de responsabilidad de “lo público”, sus competencias, no han cambiado. Lo que ha cambiado tiene que ver más con las necesidades y demandas de la ciudadanía, cada vez más habituada a la tecnología –no olvidar la nueva cultura de los nativos digitales– y, fundamentalmente, con las posibilidades que las propias tecnologías ofrecen, impensables no hace demasiados años. Tras el concepto Smart, necesariamente tenemos que hablar de toma de decisiones, de gestión –pública incluso–, pero en realidad, en todo momento ponemos el foco en la tecnología y en los enormes avances que esta ha logrado y las posibilidades que tiene. La pregunta, sin embargo, no debe ser qué puede hacer la tecnología, sino qué puede hacer mi organización, “mi” Ayuntamiento, si se quiere, con la tecnología. O mejor, ¿qué puede hacer “mi” ciudad –ciudadanas y ciudadanos, empresas, comercios, emprendedoras, jubilados, parados, estudiantes, Administración…– con esa tecnología?

Smart cities_Think Up _LKS

Volvamos a las propuestas conceptuales

Toda ciudad que se precie tiene que acuñar el concepto “Smart City” pero, ¿estamos hablando de lo mismo aplicado a Bilbao, Barcelona, o Valencia, que aplicado a Cádiz, Getxo o Figueras? Todo apunta a que no. Y claramente no es problema de la tecnología (no hay una tecnología solo aplicable en ciudades mayores de 400.000 habitantes, por ejemplo) sino, cuando menos, de recursos económicos y economías de escala, de problemáticas y de realidad. Como alternativa hemos acuñado otros conceptos como el de “Smart Region” o “Smart Territory”. Pero incluso estos tienen necesariamente otro contenido diferente porque… ¿quién es el actor responsable de poner en marcha una “Smart Region”? ¿Desde qué competencias? ¿Con qué contenidos? ¿Sobre una realidad de comarcas, pueblos y ciudadanía cómo de homogénea o diversa? Por suerte, el concepto Smart es posible segmentarlo en diferentes ámbitos. Desde hace años son varias las clasificaciones que diversas fuentes realizan, y a efectos del presente artículo consideraremos válida la planteada en 2007 a nivel europeo:

  • Smart Environment, referido al medioambiente, sostenibilidad y eficiencia energética.
  • Smart Mobility, referido al transporte y la movilidad.
  • Smart Gobernance, referido a la e-Administración, Gobierno Abierto, etc.
  • Smart Economy, referido a la innovación, el emprendimiento, la productividad.
  • Smart People, referido a la sociedad, la integración, la resiliencia y la educación.
  • Smart Living, referido a la calidad de vida, la cultura, la salud, la seguridad, etc.

 

Esta segmentación puede servir para tranquilizar a muchos gobernantes y responsables públicos de nuestras ciudades y regiones. Quien más quien menos puede considerarse “Smart” porque cuenta con sistemas de iluminación led y sensores; o transporte público a gas o eléctrico; o sistemas de calefacción y refrigeración de edificios públicos eficientes; o programas de ayuda para el emprendimiento; o servicios online; o datos abiertos en la web de la Administración; o actividad cultural en la ciudad y las calles limpias y seguras. Pero, ¿realmente estamos hablando de esto? ¿Son estas las posibilidades de la tecnología a las que nos referimos? ¿Es esto “solo” convertir la información en una herramienta de gestión? Claramente no.

0
0
ThinkUp_LKS_ERP_nube

¿ERP en la nube es la mejor opción para tu empresa?

Obtener el máximo rendimiento de las inversiones en tecnologías que realiza tu empresa, a nivel tanto de recursos como de procesos, es el objetivo de LKS Consultoría Tecnológica. Por ello, asesoramos a nuestros clientes para que escojan e instalen la mejor solución para tu empresa. En esta ocasión queremos ofrecerte unas pautas para que conozcas si tu empresa es adecuada para ERP en la nube:

  • No poseer ERP: En el caso de que la empresa no tenga ERP previa será muy sencillo poner en marcha ERP en la nube, puesto que se comienza desde cero, y no habrá problemas de integración. En el caso de poseer el ERP será necesario desarrollar un plan para identificar y diseñar un método con el fin de manejar los puntos de integración.
  • Ser una multinacional: Cualquier trabajador puede conectarse a la nube desde su lugar de trabajo, esté en el país que esté. ERP en la nube ahorra tiempo y facilita el trabajo.
  • Haberse fusionado con otras empresas: Todas las compañías pueden integrar el ERP en la nube, pero en el caso de que alguna de estas ya tenga su propia nube, también es posible integrar el ERP en esta.
  • Utilizar aplicaciones sencillas: En el caso de que utilicen el correo electrónico y otras aplicaciones que no sean complicadas el ERP en la nube no será un problema puesto que no habrá que migrar datos. Si las aplicaciones son complejas es necesario dedicar un tiempo a buscar su arquitectura, el tamaño de la implementación, y la forma en que interactúa consigo misma y con otros sistemas de la empresa. Si no se realiza así la aplicación no funcionará con éxito en la nube.
  • No ser fabricante de tecnología: Si el valor de la empresa no reside en un proceso impulsado por ERP, un software sencillo en la nube le será muy útil para almacenar datos, para tareas de oficina y para mensajería.
  • No necesitar exclusivamente soluciones personalizadas: Si se adaptan a las soluciones estándar del mercado, ERP en la nube encajará a la perfección.
  • Operar en un país donde no se ha regulado el almacenamiento de datos de forma estricta: Depende del país donde se ubique la empresa, este puede tener una normativa muy estricta sobre el lugar donde se almacenan los datos sensibles.
  • Pertenecer a sectores emergentes: El ERP en la nube es una ventaja competitiva para este tipo de empresas. Muchas de las compañías consolidadas no poseen ERP en la nube.

Tipos de nubes:

Existen públicas, privadas e híbridas. En las nubes públicas un tercer proveedor presta aplicaciones y servicios web a una empresa que no es propietaria de estos; en la privada también puede ser un tercero el que provea a la empresa de alojamiento y acceso a servicios o puede ser operada de forma interna, pero la propiedad sí es de la empresa y los servicios no se comparten. En las híbridas se mezclan características de ambos tipos de nubes.

Cada vez más empresas migran sus aplicaciones a la nube, pero una vez realizado el trabajo, no debemos olvidar que las empresas de canal pueden proporcionar tanto el soporte de gestión y monitoreo, como solucionar cualquier problema que pueda surgir con los sistemas basados ​​en la nube.

En LKS acompañamos a nuestros clientes en todo el proceso. Si quiere conocer si su empresa está preparada para ERP en la nube no dude en consultarnos.

0
0