Desarrollo sostenible_LKSNext_ThinkUpLKS

LKS Next comprometida con el desarrollo sostenible

La reciente aprobación de la Ley 11/2018 sobre información no financiera y diversidad está suponiendo un revulsivo para muchas empresas de nuestro entorno y ha traído de nuevo las Memorias de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), y lo que es más importante, el compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas a las agendas de equipos directivos, pero también de inversores, de gobiernos y de la sociedad en general.

La publicación de información comparable y precisa en materia de sostenibilidad responde a una demanda de transparencia en ámbitos que trascienden lo puramente económico o financiero por parte de los inversores y la sociedad, y constituye una práctica fundamental en la ruta para alcanzar los ODS.

La RSC, impulsada por la ONU hace ya 30 años, ha dejado de ser para muchas empresas algo “recomendable”, que solo algunos consumidores y consumidoras tienen en cuenta, o que algunas personas valoran de las organizaciones en las que trabajan.

Hoy, las empresas y organizaciones en general, se sienten impelidas a actuar en pro de la satisfacción de los requerimientos y/o expectativas de sus grupos de interés, socios, inversores, clientes….

La responsabilidad social y el compromiso con el desarrollo sostenible se están convirtiendo en un mandato ineludible y en un factor de competitividad. Ya no se trata de ventajas fiscales, de marketing, de reputación o de buena conciencia.

Más allá de cuestiones éticas o de principios, estudios recientes sobre el comportamiento de las personas consumidoras o exigencias de empresas de algunos sectores con relación a sus proveedores son una muestra de cómo el mercado va a ir seleccionando y quedándose con aquellas empresas que quieran asumir su papel de agentes de cambio y transformación social.

Asimismo, más allá de exigencias normativas como es el caso de la Ley 11/2018 de Información no financiera y diversidad, a algunas empresas y de las Memorias de Sostenibilidad, cada vez son más las organizaciones comprometidas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, ya no a través de proyectos singulares que desarrollan con carácter puntual y que pueden ser tan variados como su propia actividad, sino también de forma sistematizada e integrada en su estrategia y modelo de negocio.

LKS NEXT como cooperativa de servicios profesionales y soluciones en gestión, tecnología y de ámbito legal incluye compromisos y prácticas sostenibles y de responsabilidad social tanto en su gestión interna como en la actividad dirigida a sus clientes en mercados diversos.

Somos conscientes además de que el negocio responsable está ligado a la innovación por lo que, más allá de lo que nos comprometen nuestros principios y valores cooperativos, trabajamos para que tanto nuestros nuevos proyectos y servicios como los de nuestros clientes se hagan desde el principio pensando en el impacto social y la sostenibilidad.

Desde nuestra adhesión a la Red española del Pacto Mundial de la ONU estamos trabajando en la comunicación de la estrategia seguida por nuestra cooperativa en la implantación de los 10 Principios del Pacto Mundial y el próximo año haremos público el informe de progreso. En él daremos cuenta de las políticas, programas y actuaciones que desarrollamos para contribuir a los ODS atendiendo a los desafíos que nos plantean nuestros principales grupos de interés.

Este compromiso y acorde con nuestra Misión empresarial, nos lleva asimismo al acompañamiento a nuestros clientes en su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, promoviendo nuevos modelos de gobernanza y de gestión más participativos, la implantación de políticas de Compliance, transparencia y buen gobierno, la innovación en  el modelo de negocio desde la sostenibilidad, la incorporación de planes de igualdad o de herramientas y sistemas de reporting y de medición del valor social aportado.

0
0
Memoria sostenibilidad_ThinkUpLKS

La importancia de la Memoria de Sostenibilidad

Decir que el cliente es cada vez más exigente, es algo tan sabido y tan manifiesto, que ya es un tópico en sí mismo. Pero el verdadero reto reside en identificar donde pone el foco el cliente; esto es, en conocer qué aspectos son los que más valora. En este contexto, debemos prestar especial atención al papel que juega la Responsabilidad Social Corporativa en las empresas y demás organizaciones. ¿Por qué? Porqué la Responsabilidad Social Corporativa, no sólo hay que comunicarla, sino que hay que gestionarla. ¿Cómo? Considerándola una herramienta estratégica más, de manera que permita a la organización no solamente conocer los impactos (tanto positivos como negativos) generados por su actividad, sino que le posibilite mejorar la gestión de estos impactos a través de la mejora de sus propios procesos, en un marco de mejora continua.

Por lo tanto, resulta de gran importancia que las organizaciones conozcan qué posibilidades tienen a la hora comunicar a la sociedad y a los diferentes grupos de interés, como contribuyen al desarrollo ético y sostenible. No se trata de un trabajo sin importancia sino que requiere de una planificación y estrategia reflexionada.

Entre los recursos y herramientas al alcance de las organizaciones a la hora de comunicar su contribución en el ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa, se encuentran entre otras; las declaraciones ambientales, determinadas certificaciones, ecoetiquetas, participación en eventos especializados, adhesión a normas, la Adhesión al Pacto Mundial por el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (tal y como ha hecho recientemente LKS NEXT) o la elaboración de Memorias de Sostenibilidad.

Debe destacarse especialmente el concepto de memoria de sostenibilidad, que se ha convertido en un documento de gestión común de las empresas de todo el mundo, siendo importante poder acceder a esos informes para conocer la evolución de las organizaciones en materia de responsabilidad corporativa.

Asimismo, tras la publicación el pasado 29 de diciembre de 2018 de la Ley 11/2018 en materia de información no financiera y diversidad (procedente del Real Decreto-ley 18/2017 de 24 de noviembre, y la Directiva Europea 95/2014/UE), las sociedades de capital y sociedades que formulen cuentas consolidadas con un número medio de trabajadores empleados superior a 500, tienen la obligación de publicar información no financiera, información necesaria para comprender la evolución, los resultados, la situación de la sociedad (o grupo de sociedades) y el impacto de su actividad respecto a cuestiones medioambientales y sociales, al respeto de los derechos humanos y a la lucha contra la corrupción y el soborno, así como relativas al personal.

Así, es en este contexto donde la Memoria de Sostenibilidad se convierte en una de las herramientas más efectivas para comunicar la apuesta por el desarrollo responsable y sostenible de una organización; en términos económicos, sociales y ambientales (triple reporte).

Los informes de sostenibilidad permiten a las empresas, no solamente rendir cuentas ante sus grupos de interés e identificar los impactos generados para  poder gestionarlos, sino que además, son una herramienta clave de la que las empresas pueden hacer uso a la hora de tomar decisiones estratégicas en materia de responsabilidad social y medioambiental.

El modelo más aceptado a escala internacional para elaborar las Memorias de Sostenibilidad es el propuesto por Global Reporting Initiative (GRI), institución independiente que creó el primer estándar mundial para la elaboración de memorias de sostenibilidad. Desde que en el año 2000 GRI presentase la primera Guía para la elaboración de este tipo de memorias, en 2016 dio el salto a los Estándares GRI, incluyendo así nuevas directrices para la elaboración de memorias de sostenibilidad y definiendo un nuevo marco de referencia (dejando así fuera de funcionamiento la Guía G4, a partir del 1 de julio de 2018).

Los Estándares GRI representan las mejores prácticas a nivel global para informar públicamente los impactos económicos, ambientales y sociales de una organización. La elaboración de informes de sostenibilidad a partir de estos Estándares proporciona información acerca de las contribuciones positivas y negativas de las organizaciones al desarrollo sostenible (Global Reporting Initiative, 2019).

Los Estándares GRI –modulares e interrelacionados– están diseñados principalmente para ser usados en conjunto a la hora de elaborar informes de sostenibilidad centrados en temas materiales. Los tres Estándares Universales son aplicables a cualquier organización que prepare un informe de sostenibilidad. Además, las organizaciones seleccionan de entre los Estándares temáticos para informar acerca de sus temas materiales, ya sean temas económicos, ambientales o sociales (Global Reporting Initiative, 2019).

0
0