ISO 9001_2015_Think Up_LKS

Todo lo que tienes que saber sobre la nueva ISO 9001-2015

La norma más conocida mundialmente sobre sistemas de gestión de la calidad, la ISO 9001, ha sido revisada en 2015 incorporando algunos elementos nuevos que nos permitirán mejorar la eficacia y la eficiencia de nuestros sistemas de gestión.

Un proyecto desarrollado en el seno del Grupo Mondragón nos ha permitido analizar en equipo, y con la colaboración directa de AENOR los cambios introducidos en esta nueva versión. Nuestro objetivo, además de identificar los nuevos requisitos para la certificación de nuestros sistemas de gestión de la calidad era localizar las directrices y orientaciones insertadas en esta versión que pudieran convertirse en palancas para mejorar nuestros modelos actuales de gestión de la calidad.

Una vez más la norma ISO 9001 da un salto cualitativo hacia la excelencia, no es un salto innovador en el sentido de que otros modelos de excelencia (EFQM, el modelo BALDRIGE, el modelo JUSE,..) ya han propuesto operativas de gestión avanzadas en la línea que propone la nueva norma, pero no cabe duda que el posible impacto a nivel mundial será tremendamente superior.

Un resumen muy escueto de estos avances… La nueva ISO 9001:

  • Incorpora el “enfoque estratégico” por medio del conocimiento del contexto externo e interno de la organización y las necesidades y requisitos de las partes interesadas para determinar cuál debe ser el alcance de nuestro sistema de gestión de la calidad.
  • Refuerza el enfoque a procesos cómo la forma más eficiente de organizar los recursos para aumentar la satisfacción de nuestros clientes.
  • Introduce el concepto de gestión del riesgo y la oportunidad para identificar el impacto positivo o negativo que sobre nuestros objetivos pudieran tener la ocurrencia de determinados sucesos. Actuaremos mitigando los impactos negativos y aprovechando los positivos.
  • Refuerza la actividad preventiva que deberemos poner en marcha cuando se produzcan cambios relevantes: cambios en los proceso operativos, cambios en los productos y cambios en la organización…
  • Plantea un cambio de la estructura en que se organiza la norma, denominado “estructura de alto nivel”, facilitará la integración de sistemas de gestión que persiguen otros objetivos de la organización: objetivos ambientales, objetivos de seguridad, objetivos de rendimiento energético,…

Contaremos en detalle cada uno de estos avances en próximas entregas.

Es de esperar que este nuevo impulso proporcione a las organizaciones una herramienta sólida para avanzar hacia la excelencia sin olvidar la importancia de mantener una base operativa sólida y robusta. Si no aseguramos que nuestros productos y servicios generan satisfacción en nuestras partes interesadas e incluso exceden sus expectativas, la sostenibilidad de nuestra organización se verá comprometida.

 

0
0

Herramientas tecnológicas para ganar eficiencia

Jesús Dorronsoro, Director de Consultoría Tecnológica de LKS, nos cuenta en este vídeo las herramientas informáticas existentes para gestionar de otra manera las finanzas con procesos mucho más automatizados y eficientes.

El director asegura que todavía existen departamentos financieros que dependen de personas con hojas Excel para gestionar sus finanzas. Algo sorprendente puesto que hoy en día existen muchos instrumentos o herramientas que ayudan a abaratar costes, tiempo y esfuerzo, y logran que sus tareas básicas sean más eficientes y rápidas.

Esta entrevista ha sido gracias al evento sobre “La gestión financiera en 2016: claves para impulsar y mejorar nuestros negocios” donde conocimos las ideas y soluciones de profesionales financieros de empresas referentes en Euskadi.

0
0
Smart Cities_Think Up_LKS

¿Qué condiciones hay que cumplir para ser una smart city?

Una smart city no puede conseguirse a corto plazo, y ni siquiera es un objetivo en sí mismo, esto último no nos cansaremos de repetirlo. Lo que sí se debe tratar de hacer es utilizar la innovación para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad de los servicios que ofrece la ciudad, así como fomentar la comunicación desde los gobiernos con el objetivo de que la ciudadanía y las empresas se impliquen en los proyectos. Solo así se conseguirán ciudades inteligentes.

Pero para saber si una ciudad es smart es necesario valorar todos estos preceptos: gobernanza, gestión pública, planificación urbana, tecnología, medio ambiente, proyección internacional, cohesión social, movilidad y transporte, capital humano, y economía. Sin embargo, las ciudades no pueden hacer frente a su totalidad, por ello, deben de centrarse en algunos de los citados y tratar de mejorarlos.

¿Qué es el capital humano?

Para entenderlo mejor hablaremos de uno de ellos: el capital humano. A la hora de valorar este precepto se tienen en cuenta los siguientes aspectos: La proporción de población con educación secundaria y superior, el número de universidades, el movimiento internacional de estudiantes de nivel superior, el número de escuelas de negocio, el número de galerías de arte por cada 100.000 habitantes, así como los gastos en ocio. En consecuencia, si queremos conseguir una ciudad smart ya sabemos en qué debemos trabajar respecto al capital humano.

Ranking de smart cities

Ahora veamos en qué han trabajado algunas de las ciudades smart incluidas en el Indice Cities in Motion (ICIM), elaborado por la escuela de negocios IESE, en el que han participado 135 urbes de 55 países: Madrid destaca por el uso del transporte público, siendo éste de un 40%, Sevilla por su planificación urbana, y Valencia es la urbe con mayor cohesión social. Esto significa que en Valencia han trabajado para que descienda el índice de criminalidad y la tasa de desempleo, así como para mejorar la sanidad o la igualdad, entre otras áreas.

Pero existen otras ciudades con mejor posición. Este es el caso de Seúl, que ocupa el noveno puesto del ICIM, pero que desciende hasta el 71 en cuanto a la valoración de sus ciudadanos, algo que también le ocurre a Florencia. Esto quiere decir que el gobierno debe trabajar para mejorar la comunicación con la ciudadanía.

Tokio, sin embargo, ha debido de hacer bien esta labor porque encabeza el  ICIM. Suiza también ha obtenido muy buenos resultados puesto que tres de sus ciudades están dentro del top ten. En España, Barcelona es la ciudad con mejor progresión, tras pasar del puesto 63 al 51 en tan solo dos años.

Si quieres más información sobre smart cities o hacernos llegar alguna sugerencia o comentario no dudes en escribirnos aquí.

0
0