Generacion Z_think up_LKS

¿Cómo se adaptarán las empresas a la Generación Z?

Esta generación ha nacido entre 1995 y 2015, y como tradicionalmente suele decirse, lo han hecho con la tecnología debajo del brazo. Las características que tienen en común son:

– Prefieren la información audiovisual a la escrita

– Utilizan todas las herramientas tecnológicas que tienen a su alcance

– Son multitarea

No conocen la paciencia (todo lo tienen a un click: ligar, papeles de la Seguridad Social, un curso…Si la página tarda en cargarse más de 8 segundos se irán)

– Comparten todo digitalmente (trabajan en la nube y comparten sus vivencias-a través de fotografías, vídeos por Internet continuamente-)

No comprenden cómo era la vida sin Google

– Viven en continua exposición pública (redes sociales) y aparentemente nunca están deprimidos (en sus redes siempre publican fotos “cool”)

– Son emprendedores

– El coworking es su día a día

– Utilizan el crowdfunding para obtener fondos para realizar un proyecto

Los retos de las empresas para satisfacer a la Generación Z

Esto sería en líneas generales el perfil de estos nativos digitales. Así que los retos son: ¿Cómo van a satisfacer las empresas sus necesidades? ¿Cómo van adaptarse estas a estos nuevos trabajadores?

La ventaja de las nuevas tecnologías es que estas han dado más información (big  y smart data) a las empresas para que puedan saber con mayor certeza lo que busca su cliente. Si miras en Google vuelos a Londres, ten por seguro que en cuanto abras Facebook te aparecerá un anuncio sobre hoteles en la capital británica. La información que plasma esta generación en las redes sociales; sus búsquedas… todo queda recogido para ofrecerles una publicidad más personalizada. Así que es y será más fácil y más rápido que en anteriores generaciones adivinar los intereses de una persona.

Por otro lado, las marcas están tratando de dar respuesta a la Generación Z con la hiper-personalización. Elegirán su coche antes de que se fabrique. En unos años no habrá coches en serie, estos llevarán el nombre de su futura dueña y estará dotado con las prestaciones y el diseño elegido por ésta.

¿Cómo encajará la Generación Z en las actuales organizaciones?

En este apartado es donde más va a haber que trabajar. Todavía hay mucho presencialismo, mucha reunión de dos horas y jerarquías verticales. Posiblemente la generación Z no encuentre su sitio ahí y por eso se conviertan en emprendedores. Están acostumbrados a hablar por skype y solucionar un problema en cinco minutos, pueden trabajar desde cualquier lugar y prefieren que haya más flexibilidad de horarios. Tampoco entienden que para mostrar una idea al director tengan que solicitar una cita y esperar confirmación de su secretaria. Se mantienen en constante aprendizaje, formándose a través de diversas plataformas y fuentes, y la universidad les parece aburrida por su forma de enseñar.

La Generación Z también tendrá que aprender algunas virtudes como la paciencia. Estos se frustran porque en ocho meses no han creado un impacto; su trabajo no ha conseguido “18k de me gusta”. Para conseguir el éxito hay que trabajar mucho, aunque eso no signifique que haya que estar delante del ordenador sentado 10 horas, pero sí fracasar unas cuantas veces para aprender y conseguirlo.

También deberán de aprender que las relaciones de confianza no se establecen mirando el móvil antes de una reunión, sino hablando con las compañeras y compañeros de trabajo e interesándose por ellos.

¿Perteneces a la Generación Z? Nos encantará hablar de los temas que te interesen. Cuéntanoslos.

0
0
Emprendedores_innovar_empresa_Think Up_LKS

¿Sabes innovar en tu empresa? Conoce como lo han hecho emprendedores que han triunfado

Existen muchas guías sobre cómo innovar a nivel de producto o servicio. En ellas se destaca la inspiración, la identificación, la ejecución y la repetición. Respecto a la inspiración existen algunas ideas peregrinas como tomar una copita de más para estar más desinhibido o rodearte de colores que impulsan la creatividad (azul, verde), que no sabríamos decir hasta qué punto puede ser efectivo. En cuanto a identificar, este verbo suele estar centrado en reconocer las necesidades de nuestros clientes para poder darles respuesta. La ejecución trata de transformar la necesidad identificada en un producto o servicio. Y la repetición la podemos traducir como la cantidad de intentos que tendremos que hacer hasta conseguir el modelo que satisfaga realmente las necesidades del consumidor.

El iPad de Steve Jobs

Pero veamos a continuación cómo lo hizo Steve Jobs cuando creó el iPad. Es importante saber que el concepto de tableta ya surgió en los años 60. Alan Kay, informático del Centro de Investigación de Palo alto, ya tuvo la idea de hacer un ordenador para niños, que consistía en una pantalla con una interfaz muy intuitiva que se podía manejar con un puntero, y un pequeño teclado adherido en la parte inferior.

Este artilugio se llamó el Dynabook pero finalmente no se puso a la venta. Sin embargo, sí sirvió de inspiración para Steve Jobs y para otros directivos de diferentes compañías. Así que el concepto inspiración no siempre viene de quedarte en una mesa con un lápiz y un papel, también viene de observar qué se ha hecho ya y cómo se puede mejorar. En el caso de Apple, tampoco se identificó una necesidad, se creó. Sin embargo, sí que se llevaron a cabo la ejecución y la repetición.

El primer modelo de iPad que se presentó no tenía cámara de fotos, no aceptaba animaciones en Flash, y ni siquiera era multitarea. Y como anécdota contaremos que en la presentación fracasó. Recibió millones de críticas, las personas no entendían que mejora podía aportar una tableta. Pero cuando salió a la venta y la gente pudo comprarlo triunfó. Eso sí, en las siguientes versiones se mejoraron diferentes aspectos, puesto que como sabemos hoy en día este tipo de aparatos pueden tomar imágenes, y realizar diversas tareas.

Enfundador automático de paraguas

Y ahora centrémonos en otro invento que también ha triunfado, aunque su creador no se ha hecho famoso. Hablamos de las bolsitas de plástico que a través de una máquina enfundan tu paraguas los días de lluvia y que impiden que vayas dejando la sala de espera del ambulatorio llena de agua. El invento se ha desarrollado en Japón y ha tratado de cubrir una necesidad.

El primer modelo que se distribuyó tenía varias deficiencias, como que no se adaptaba al tamaño del paraguas. Además, al salir del edificio, la bolsa llena del agua que había dejado tu paraguas la tenías que tirar a cualquier papelera. En la actualidad la máquina permite introducir paraguas grandes o pequeños y que ambos salgan con una bolsa de su talla. Además, han incorporado una consola de salida para volver a meter el paraguas con su funda de plástico para que esta sea retirada y absorba también el agua. Y las bolsas son más resistentes. Aunque puestos a hacer sugerencias para futuras versiones, nos gustaría que las bolsas además fueran recicladas, para que no dañen el medio ambiente.

Como hemos podido comprobar con los ejemplos citados, los productos que se comercializan también son susceptibles de mejora, por ello, no tengas miedo de sacar tu producto aunque aún no esté perfecto, puesto que los usuarios te ayudarán a mejorarlo.

Si tú también aplicas la innovación en tu empresa nos encantaría conocer tu experiencia. Y si prefieres hacernos alguna sugerencia o comentario estaremos encantados de contestarte. Puedes escribirnos  aquí.

0
0
Search funds_Think Up_LKS

“Search funds”, una buena forma de dar continuidad a pymes sin sucesores

Ya hay soluciones para las empresas familiares que no tienen sucesor y que no quieren venderlas a un fondo de capital riesgo: son los “search funds” (fondos de búsqueda). Este tipo de inversores no buscan la rentabilidad en un mínimo plazo, ni realizan drásticas reducciones de plantilla, sino que su objetivo es que la empresa siga su curso y crezca. Los rendimientos que ofrecen son más bajos que los del capital riesgo, pero garantizan la continuidad de la empresa sin cambiarla de forma radical.

El funcionamiento de los “fondos de búsqueda” permite localizar, adquirir, gestionar y desarrollar una empresa privada. Pero para realizar toda esta operación se necesitan inversores. El proceso es el siguiente: Un emprendedor –normalmente, un  joven directivo  – recauda dinero para buscar una empresa y negociar su compra. Los que invierten suelen aportar entre 1 y 7 millones de dólares del precio total de compra -entre 5 y 20 millones-.  Una vez adquirida la empresa, el emprendedor, más conocido como CEO, se convierte en su director. Este va aumentando sus ingresos y va acumulando en un plazo de entre tres y cinco años una participación que suele rondar el 30% del volumen del negocio de los últimos años.

Un modelo todavía desconocido

Pese a que en España existen unas 47.000 empresas- con 10 o más empleados, y más de 20 años- que se ajustan bien al modelo de los “fondos de búsqueda”, el desconocimiento sobre estos impide su desarrollo. Las empresas no saben lo qué son, y los engloban en el “saco” de los fondos de capital riesgo. Vender a este tipo de inversores no está bien visto por la forma en la que la empresa es gestionada tras la venta, con despidos masivos para conseguir su reventa, así que los empresarios descartan esta opción. Otro gran obstáculo es encontrar socios para crear un search fund. En España tan solo hay dos “fondos de búsqueda”, y uno de ellos tardó tres años en encontrar la empresa adecuada.

Sin embargo, en EEUU este sistema se creó en los años 80 y ha sido un éxito. Concretamente en EEUU y Canadá ya se han llevado a cabo alrededor de 200 adquisiciones que han llegado a buen puerto. En Europa, la mayoría de estos fondos se concentran en Reino Unido, con un total de 11. De momento, el desarrollo de estos fondos va despacio, y pese a que en Europa se transfieren cada año unas 450.000 empresas y 2 millones de empleados en total, según la Comisión Europea, convencer a sus dueños para que las vendan a un fondo de búsqueda todavía es difícil.

Oportunidades que ofrecen los “fondos de búsqueda”

En opinión de los expertos, el “search fund” es una oportunidad muy interesante para graduados en MBA. Precisamente su propulsor fue Irv Grousbeck, que en la actualidad es profesor de administración en la Graduate School of Business de Stanford (GSB), y lo creó con el objetivo de fomentar el emprendimiento, al permitir que los licenciados en la escuela de negocios pudieran iniciar y expandir pequeñas empresas.

Pero los “fondos de búsqueda” también son una opción rentable para los inversores, puesto que según el estudio de 2013 de fondos de búsqueda de Stanford,  estos consiguen con este modelo un promedio de casi tres veces lo invertido.

0
0