Errores_innovacion_ThinkUpLKS

Conoce los tres errores que deberías evitar a la hora de innovar en tu empresa

En el World Business Forum celebrado en Bogotá, se insistió en la importancia de las personas a la hora de llevar a cabo la transformación digital y de innovar en las organizaciones. Y de las conclusiones a las que llegaron los expertos allí reunidos, podemos extraer algunos errores que deberíamos tratar de evitar.

3 errores que pueden obstaculizar la innovación y la transformación digital de nuestra empresa

  1. Instaurar mucha burocracia a la hora de innovar

Si para poder innovar, las personas que trabajan en nuestra organización deben de rellenar un montón de papeles, permisos y demás, posiblemente se les quiten las ganas. En este canal hemos hablado mucho sobre cómo pueden innovar los empleados y la importancia de sistematizar esta innovación. Confiar en las personas que trabajan en nuestra empresa, darles espacio para que sean creativos y animarles a que experimenten son acciones más importantes que rellenar formularios sobre lo qué han realizado. No tengas miedo a perder el control, porque si no lo haces, lo que conseguirás será tener un equipo de trabajo que no innova. Como afirma Elena Zárraga, directora general en LKS, “no hay modelos de negocio que, ‘per se’, sean más innovadores que otros” sino que incide más “el estilo de dirección o el modo en que se interactúa con las personas”.

  1. Obsesionarse con la idea de crear algo diferente

Esta idea está profundamente ligada al cliente. ¿Y si resulta que creamos algo completamente diferente a lo que existe en el mercado y el cliente no lo entiende? Es necesario diferenciarse de la competencia, explicar bien el valor añadido que le estamos ofreciendo al cliente frente a lo que ofrecen los demás, pero no siempre ser diferente garantiza el éxito. De hecho, muchas startups mueren por ofrecer nuevas tecnologías o productos muy avanzados para un mercado que todavía no lo ve necesario. Puede que lo hayamos olvidado ya, pero hubo fabricantes de móviles que desaparecieron porque sacaron al mercado teléfonos con aplicaciones que el usuario no veía todavía como algo necesario.

  1. No centrarnos en las personas a la hora de realizar la transformación digital

En LKS tienen una gran experiencia en los procesos de transformación digital de empresas, y tienen muy claro que las personas que trabajan en las organizaciones deben de ser una prioridad en dicho proceso. En las conferencias que tuvieron lugar en el World Business Forum sobre esta área, insistieron en la importancia de explicar a las personas en qué consistirá esta transformación digital, puesto que son ellas las que la llevarán a cabo. Si no contamos con ellas, no las formamos, no aclaramos sus dudas ni les explicamos los beneficios de dicha transformación, fracasaremos en el intento.

¿De qué quieres que hablemos en nuestro próximo artículo? Envíanos tus sugerencias para que las tratemos en este canal de ingenio e innovación.

0
1

Los 4 errores a evitar con el Big Data

1. Creer que el Big Data será nuestro guía supremo

El Big Data es muy útil si sabemos cómo utilizarlo y si tenemos claro que es una herramienta más en la que apoyarnos a la hora de gestionar una empresa. Sin embargo, no puede ser la única a la hora de tomar decisiones. Las máquinas pueden procesar muchísimos datos y realizar ingentes correlaciones, pero son las personas quiénes deberán valorar en función de los resultados obtenidos qué camino seguir. Olvídate de echarle la culpa al Big Data de las malas decisiones.

2. No tener claro para qué queremos los datos

De nada nos sirve acumular datos sin saber para qué los vamos a utilizar ni cómo interpretarlos.  El almacenamiento de datos tiene un gran coste económico, así que lo mejor será optimizar el uso de esos datos.

A nivel industrial, un buen uso de los datos lo podemos observar en el proyecto que está desarrollando LKS S. Coop para Fagor Ederlan y Corporación MONDRAGON: “Big Data y Machine Learning aplicado al Control de Calidad Predictivo”. Este proyecto tiene el objetivo de mejorar el proceso de inyección de las piezas de aluminio. Para ello, se recopila información de las piezas defectuosas con el fin de establecer patrones comunes en la producción de las mismas.

3. Marcar objetivos cortoplacistas

El Big Data, el Data Science, el Smart Data, todavía no están plenamente desarrollados, y no conocemos todas las posibilidades que nos depararán. Por ello, hay que pensar a largo plazo e ir incorporando a nuestra organización personas que dominen las principales tecnologías de análisis y procesamiento de grandes volúmenes de datos, así como otras herramientas para poner en valor los datos analizados que nos permitan tomar decisiones con más conocimiento. Solo así estaremos en primera línea en un futuro.

4. Pensar que el Big Data no es para nuestra empresa

La Sanidad ya utiliza el Big Data para hacer registros de actividad de atención sanitaria especializada en ambulatorios y hospitales, con el fin de realizar estudios epidemiológicos. En el deporte se fabrican camisetas que recogen datos del funcionamiento del corazón de la persona o zapatillas con plantillas que envían información de la pisada del deportista. En las ciudades se recopila información sobre el llenado de los contenedores para mejorar el recorrido del camión de la basura; en e-commerce se analiza en qué paso abandona la compra una persona y por qué; en la industria automovilística se están fabricando coches hiperconectados, que reciben información del estado de la carretera o del tráfico.

¿De verdad crees que tu empresa no debe de utilizar el Big Data?

0
0