Imagen destacada_analisis de datos_LKSNext

¿Sientes que gobiernas la información de tu negocio? ¿Consigues extraer la esencia de tus datos de una forma eficiente?

¿Estás usando tus datos para la toma de decisiones y deseas seguir profundizando? ¿Es uno de tus temas pendientes? ¿Has intentado abordarlo, pero no acabas de estar satisfecho e intuyes que hay mucho más recorrido?

Te invitamos a que acudas el 7 de noviembre a la Bodega de Txakoli Gorka Izagirre, donde varios de nuestros clientes nos contarán de primera mano sus diferentes experiencias, y reflexionaremos sobre los factores CLAVE para la implantación de un proyecto de Analítica de Datos (Business Discovery).

Debatiremos sobre los beneficios del análisis dinámico de la información, la importancia de combinar conocimiento de negocio con buenas herramientas y uso adecuado de las mismas.

Programa

09:00     RECEPCION DE ASISTENTES

09:15     APERTURA DEL ACTO

Jesús Dorronsoro. Director Consultoría de Tecnológica de LKS Next

09:20     CLAVES PARA LA IMPLANTACIÓN DE UN PROYECTODE ANALÍTICA DE DATOS

Miguel Baroja. RSiesponsable área Bl de LKS Next

10:15     CAFÉ

10:30     EXPERIENCIAS

“Consolidación de información del grupo: Gestión comercial, márgenes y deuda”

Aitor Jauregi. IT Manager – ERREKA Group

“Modelo Analítico de Rentabilidades”

Ane Beristain Eguiguren. Responsable de Controlling y Servicios -Área Financiera – ORONA

“Control de producción. Seguimiento y evaluación de proveedores”

Ibai Mitxelena. IT Manager – PANELFISA

11:30     CONCLUSIONES Y CIERRE DE        LA SESIÓN

11:45     VISITA GUIADA A BODEGA DE TXAKOLI  GORKA IZAGIRRE

Y si lo prefieres, puedes descargártelo a través de este enlace.

Inscripciones

Si estás interesado o interesada en asistir, reserva tu plaza enviado un correo a la atención de Silvia Nuñez snunez@lksnext.com o llamando al 94 406 27 01

0
0
Big-Data_Smart-Data_Think-Up_lks

¿Quieres formarte en Data Science y Big Data?

En este canal de Ingenio e Innovación hemos hablado a menudo sobre el big y el smart data. Hoy en día es muy importante saber cómo manejar la información que recopilamos para poder mejorar los servicios que ofrecen nuestras empresas, establecer modelos predictivos, etc…

Si quieres formarte en estas áreas a continuación te dejamos varios másteres y programas centrados en el análisis de datos que se realizarán durante este curso:

Programa en Big Data y Business Intelligence

Dividido en tres módulos, a través de esta formación implementarás un proyecto real de Big Data y Business Intelligence bajo la supervisión de un tutor experto. El objetivo del Programa en Big Data y Business Intelligence es formar profesionales capaces de realizar ciclos completos de análisis de datos (extracción, gestión, procesamiento (ETL) y visualización) para ofrecer servicios de inteligencia de negocio a organizaciones, empresas y particulares. Para ello, los participantes aprenderán a dominar las principales tecnologías de análisis y procesamiento de grandes volúmenes de datos, así como otras herramientas para poner en valor los datos analizados y permitir así a las organizaciones tomar decisiones con más conocimiento. Si quieres conocer el programa completo pincha en el enlace.

Impartido por: Universidad de Deusto

Dirigido a: a aquellas personas que quieran adquirir una base sólida de tecnologías de análisis y procesamiento de datos para permitir a las organizaciones tomar decisiones con más conocimiento.

Formato: Presencial

Experiencia: No requerida

Duración: 12 meses (octubre a octubre)

Lugar: Bilbao y Donosti

Master en Data Science y Big Data en Finanzas

El programa se divide en 4 módulos. En ellos se trabaja la programación para Data Science y Big Data, los fundamentos matemáticos de Data Science, el ecosistema Hadoop y las bases de datos noSQL. Además se estudian las herramientas y técnicas de análisis de datos, así como las aplicaciones para analizar datos no estructurados. Pincha en el enlace, si quieres conocer su programa completo.

Impartido por: Escuela de Finanzas

Dirigido a: Grados en Matemáticas, Física, Estadística o Economía. Grados en Ingeniería informática, industriales, telemática, telecomunicaciones y Grado en Finanzas, banca y seguros.

Formato: Presencial

Experiencia: 0-4 años

Duración: 10 meses (octubre a junio)

Lugar: Madrid

Master Executive en Data Science y Big Data

El programa se divide en 4 módulos donde se trabaja la metodología del análisis de datos, el almacenamiento y procesamiento (Big Data Storage, NoSQL), modelos de predicción, análisis de redes e identificación de influencia. Pincha en el enlace, si quieres conocer el programa completo.

Impartido por: Escuela de Finanzas

Dirigido a: profesionales de las áreas de Tecnología e Innovación, del departamento de marketing, de otras áreas que quieran alcanzar una visión más analítica del negocio, así como consultores y analistas que operen en el ámbito de Data Science y Big Data.

Formato: Presencial

Experiencia: 5 años

Duración: 11 meses (febrero a diciembre 2018)

Lugar: Madrid

Programa Ejecutivo en Big Data & Business Analytics

A través de este programa podrás conocer las herramientas para definir un proyecto y construir modelos predictivos y cuadros de mando integral. También profundizarás en los aspectos legales, en el data mining y en la analítica de gestión de contenidos y medios sociales, entre otros aspectos. Pincha en el enlace si quieres conocer el programa completo.

Impartido por: Escuela de Organización Industrial

Dirigido a: directivos comerciales, de marketing y financieros, directivos de IT y operaciones o gerentes de consultoría que deseen aplicar estas nuevas técnicas en su ámbito profesional. También a personal de sistemas y tecnología que busca incorporarse al área de negocio de su compañía a través de la dimensión analítica.

Formato: Presencial

Experiencia: 5 años

Duración: 180 horas (noviembre a junio)

Lugar: Madrid

A través de nuestro canal de sugerencias nos llegó la petición de que tratáramos la formación en Big Data. Si quieres que hablemos de temas que te interesan no dudes en hacernos llegar tus sugerencias.

0
0
Interoperabilidad_Think Up_LKS

Jose Ignacio Familiar, Senior Consultant de LKS: “La interoperabilidad no es una mera cuestión tecnológica”

Ciertamente las Administraciones Públicas siempre han interoperado entre sí. Históricamente se servían del ciudadano interesado que debía recorrer diferentes ventanillas recabando los certificados requeridos para el trámite que necesitaba realizar. A pesar de la indudable molestia, muy posiblemente éste fuera el procedimiento más eficaz, incluso desde el punto de vista del ciudadano.

Pero el concepto de interoperabilidad ha surgido propiamente desde que las informaciones y los procedimientos administrativos están soportados, o pueden estarlo, en sistemas informáticos. Así, el Esquema Nacional de Interoperabilidad define la interoperabilidad como la capacidad de los sistemas de información y de los procedimientos a los que éstos dan soporte, de compartir datos y posibilitar el intercambio de información y conocimiento entre ellos.

Teniendo en cuenta las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información y las comunicaciones, hoy en día es muy poco presentable que los ciudadanos sigan canalizando la información entre Administraciones. Así lo entiende la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, que en su artículo 28 refiere que:

  • Los interesados no estarán obligados a aportar documentos que hayan sido elaborados por cualquier Administración … debiendo las Administraciones Públicas deberán recabar los documentos electrónicamente a través de sus redes corporativas o mediante consulta a las plataformas de intermediación de datos u otros sistemas electrónicos habilitados al efecto.
  • Asimismo, las Administraciones Públicas no requerirán a los interesados datos o documentos … que hayan sido aportados anteriormente por el interesado a cualquier Administración, … las Administraciones Públicas recabarlos electrónicamente a través de sus redes corporativas o de una consulta a las plataformas de intermediación de datos u otros sistemas electrónicos habilitados al efecto.

Para un eficaz ejercicio de este derecho, cada Administración deberá facilitar el acceso de las restantes Administraciones Públicas a los datos relativos a los interesados que obren en su poder y se encuentren en soporte electrónico, especificando las condiciones, protocolos y criterios funcionales o técnicos necesarios para acceder a dichos datos con las máximas garantías de seguridad, integridad y disponibilidad.

La interoperabilidad no es una mera cuestión tecnológica, sino algo más amplio y complejo. Al ser su objeto último la utilización de datos e informaciones relativos a la ciudadanía, requiere mecanismos organizativos, normativos y tecnológicos que garanticen un uso apropiado y responsable de datos e informaciones preservando su confidencialidad y seguridad.

Esto es, debe quedar absolutamente claro quién puede utilizar cada información y con qué propósito, quien ha accedido a la información y cuando lo ha hecho, quien participa en el proceso de intercambio y qué obligaciones y responsabilidades comporta hacerlo. Estos roles, funciones y procesos, deben quedar reflejados en normativa. Asimismo, aplicaciones, sistemas e infraestructuras deben estar dotados de mecanismos que garanticen la seguridad de datos e informaciones almacenados e intercambiados.

El Esquema Nacional de Interoperabilidad y la Norma Técnica de Interoperabilidad de Protocolos de Intermediación de Datos aclaran el terreno definiendo los roles y funciones genéricos de los agentes que intervienen en el proceso de intercambio de datos:

  • Cedente. Organización que posea datos relativos a los ciudadanos que otra pueda necesitar consultar en el ámbito del ejercicio de sus competencias; es el responsable de los mismos según la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y los ofrecerá a posibles Cesionarios a través de un Emisor.
  • Cesionario. Organización autorizada a consultar determinados datos de los ciudadanos en poder de un Cedente.
  • Emisor. Organización que facilita la cesión de los datos desde un punto de vista tecnológico. Un Cedente que facilita la cesión de sus propios datos, actuará como Emisor a la vez de ser Cedente. Cualquier nodo de interoperabilidad que participe en la gestión de los trámites de emisión o cesión de datos de un Emisor, tomará también el rol de Emisor.
  • Requirente. Organización que facilita la consulta de los datos desde un punto de vista tecnológico. Un Cesionario que realiza directamente la consulta de datos, actuará como Requirente a la vez de ser Cesionario. Cualquier nodo de interoperabilidad que participe en la gestión de los trámites de consulta de datos de un Requirente, tomará también el rol de Requirente.
  • Nodo de interoperabilidad. Organismo que presta servicios de interconexión técnica, organizativa y jurídica entre sistemas de información para un conjunto de Administraciones Públicas bajo las condiciones que éstas fijen.

Además, la Norma Técnica de Interoperabilidad de Protocolos de Intermediación de Datos especifica cuáles de las funciones asignadas a cada agente pueden ser delegadas en otros agentes, muy especialmente en nodos de interoperabilidad. Es, precisamente, la delegación de funciones lo que permitirá hacer llegar la interoperabilidad a todas las Administraciones Públicas, especialmente a las Administraciones Locales medianas y pequeñas, las cuales, por sí solas, difícilmente van a tener los recursos y las competencias necesarias para adoptar los roles requeridos y sus correspondientes funciones.

Para ello, la delegación de funciones debe quedar formalizada en un modelo de interoperabilidad territorial que tenga en cuenta cuatro perspectivas complementarias:

  • Organizativa. Qué agentes intervienen, qué roles asume cada agente, que funciones se asignan a cada rol, los correspondientes catálogos de servicios y los procesos a través de los cuales los agentes cumplen sus funciones.
  • Jurídica. Su objetivo es dotar de cobertura normativa al modelo organizativo de manera compatible y coherente con la legislación y normativa de rango superior en la materia (Esquema Nacional de Interoperabilidad, etc).
  • Tecnológica. Infraestructuras, sistemas y aplicaciones necesarios para habilitar el modelo organizativo.
  • Económico. Criterios de reparto para la amortización de las inversiones y para la asunción de los gastos entre los diferentes agentes.

LKS ha colaborado con las Administraciones vascas en la definición de una propuesta de modelo territorial de interoperabilidad sobre la base de 4 premisas.

  • En primer lugar el modelo objetivo debía tener en cuenta la estructura institucional de Euskadi y muy especialmente la importante función que desempeñan las Diputaciones Forales en virtud de su papel institucional como soporte a las autoridades locales en el desarrollo de sus competencias. No en vano, las tres Diputaciones Forales han puesto en marcha iniciativas para la prestación de servicios TIC a los Ayuntamientos de sus respectivos territorios. En este escenario, era necesario dejar claro cuál es la función y responsabilidad de cada agente, el marco de relación entre ellos y los criterios para establecer un modelo económico coherente.
  • En segundo lugar, el modelo objetivo debería ser lo suficientemente flexible para adecuarse a diferentes tipologías de usuarios, ya que la realidad de las AAPP de Euskadi es muy diversa en cuanto a capacidad y madurez tecnológica y organizativa, disponibilidad de recursos técnicos y humanos, y volumen previsible de uso de servicios de interoperabilidad.
  • En tercer lugar el modelo debía aportar racionalidad jurídica. Si el objetivo es llevar la interoperabilidad a todas las AAPP de Euskadi, el modelo de firma de convenios entre todas y cada una de las administraciones cedentes con todas y cada una de las administraciones cesionarias es inviable. Es necesario adoptar una fórmula de acuerdos marcos a los que se puedan adherir múltiples organismos.
  • Finalmente todas las Administraciones vascas, directamente o de manera delegada, tienen que adecuar la organización y responsabilidades de sus órganos, así como sus procesos en orden a contar con una operativa solvente y ágil.
0
3
Business intelligence_Think Up_LKS

¿Para qué sirve y cómo se implementa un sistema de Business Intelligence?

Herramientas como un CRM o un ERP son muy útiles a la hora de recopilar datos en las empresas, para poder optimizar la gestión y ser más eficientes. Implantar un sistema de Business Intelligence ayuda además a analizar esa información que nos han suministrado dichos aplicativos y tomar mejores decisiones.

Empresas como Microsoft, Oracle, IBM o SAP disponen de soluciones punteras dentro del Business Intelligence. En LKS trabajamos con todas ellas, pero queremos destacar las herramientas de Qlik (QlikView y Qlik Sense), por la rapidez en la implantación de los proyectos y posibilidad de aplicar metodologías ágiles, además del extraordinario rendimiento en tiempo de análisis.

Beneficios de implantar un proyecto de Business Intelligence

Miguel Baroja, Jefe de Proyectos Business Intelligence LKS, afirma que cuando se implementa esta herramienta “se instaura la cultura de socialización del dato en la empresa. Cada persona recibe la información necesaria para su autogestión. La mejora supone que, a veces, hasta se cambian protocolos de tratamiento del dato”.  Y el retorno de la inversión es fácil de percibir.

Ahorro de tiempo (nadie se dedica a recopilar y tratar datos) que se invertirá en análisis y tareas de mayor valor añadido

– Ayuda a cumplir con los tiempos de entrega marcados con el cliente (no habrá que recurrir a transportes urgentes para suministrar a tiempo un pedido)

Ayuda a identificar patrones que nos permiten modificar o crear nuevas formas de trabajar

Cómo se implanta un sistema de Business Intelligence

– El consultor que implante el BI debe de tener un conocimiento funcional y tecnológico (no basta con ser un excelente programador, es fundamental que sepa cómo funciona la empresa).

– Se requiere una metodología para el tratamiento de la información, no orientada a informes finales sino a las relaciones implícitas entre diferentes componentes de la misma, con el fin de obtener un enriquecimiento de los datos iniciales.

– Una de las claves sería encontrar un proyecto prioritario dentro de la empresa, que sea nuclear, y nos pueda llevar al crecimiento posterior en torno a esa primera implantación.

– La selección de la herramienta más adecuada a las necesidades de esa empresa debe de  combinar la autonomía de los usuarios con la gobernanza de la solución en el crecimiento posterior.

– La implantación de los proyectos de Business Intelligence es muy ágil y se realiza en pocas semanas.

¿Has implantado algún sistema de Business Intelligence en tu empresa? Nos gustará conocer tu experiencia.

0
2
Smart-data_Think-Up_LKS

El smart data: la utilización inteligente del big data

En este canal de ingenio e innovación hemos tratado ampliamente el tema del big data, es decir, la recopilación masiva de datos para obtener información en pos de mejorar la experiencia del usuario, ser más eficientes en el proceso de fabricación o responder más rápidamente a las necesidades de nuestro cliente, entre otras mejoras.

El problema es que muchas veces las empresas recopilan información pero no saben qué hacer con ella, y no les sirve para ser más eficientes. Si se quiere conseguir este objetivo es necesario dar valor a la información, es lo que se conoce como el smart data.

Así que la pregunta sería, ¿cómo doy valor a esa información? Es imprescindible marcar un objetivo concreto, ya sea reducir fallos en el proceso de fabricación, ofrecer una mejor atención o personalizar campañas de marketing, entre otros.

El smart data aplicado a la industria

Un ejemplo de smart data sería el proyecto que está desarrollando LKS para Fagor Ederlan y Corporación MONDRAGON: “Big Data y Machine Learning aplicado al Control de Calidad Predictivo”. Este proyecto tiene el objetivo de mejorar el proceso de inyección de las piezas de aluminio. Para ello, se recopila información de las piezas defectuosas y se trata de establecer patrones comunes en la producción de las mismas.

El smart data aplicado al ámbito de la salud

Respecto al ámbito de la salud, el Registro de Actividad de Atención Sanitaria Especializada puesto en marcha el año pasado por el Ministerio de Sanidad sería otro ejemplo del big data. Pero si lo que queremos es trabajar con el smart data, necesitamos dar valor a la información. Esto es lo que están haciendo diversas aplicaciones cuyo objetivo es que los médicos de atención primaria mejoren los diagnósticos de sus pacientes. Dichas aplicaciones permiten que los médicos de atención primaria puedan analizar en pocos minutos los datos del historial médico del paciente que estén relacionados con la dolencia actual, para realizar un mejor diagnóstico.

El smart data aplicado al marketing

Las empresas también están comenzando a aplicar el smart data en sus campañas de marketing. Si un cliente compra siempre sus aparatos electrónicos (tablet, smartphone…) en color blanco y elige los productos de alta gama, los mensajes que se dirijan a dicho cliente contendrán siempre productos de color blanco y de la gama que suele escoger, puesto que el smart data permite realizar campañas personalizadas, que son más efectivas que las generalistas.

Al fin y al cabo, la calidad es la base del smart data, mucho más que la cantidad.

¿Te ha interesado el artículo? Nos gustaría hablar de los temas que te interesan. Haznos llegar tus sugerencias.

0
0
Información email_Think Up LKS

WhatsApp y correo electrónico, ¿seguros para el intercambio de información entre abogado-cliente?

La Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) obliga al cumplimiento de las medidas de seguridad técnicas que deben aplicarse al tratamiento de información personal, dependiendo del tipo de información que se maneje y del nivel de protección que deba aplicarse en cada caso. Por ello, la utilización de la tecnología para el envío de información debe de adecuarse a lo que estipula la LOPD.

Según un estudio realizado por Iberian Lawyer, el 99% de los socios de bufetes en España utiliza el móvil para acceder al ‘e-mail’, y uno de cada cuatro socios afirma que en su bufete no es obligatorio el uso de una contraseña para desbloquear la pantalla en los dispositivos móviles. En caso de pérdida del Smartphone, cualquier persona podría acceder al correo electrónico y a los datos que se encuentren en él. Es por ello, que el 51% de los socios de bufetes en España cree que el sistema de correo electrónico corporativo plantea riesgos de seguridad para sus firmas.

Más seguridad en WhatsApp

Respecto a la utilización de WhatsApp, hay que recordar que anteriormente los mensajes enviados a través de dicha aplicación pasaban por los servidores de esta, e incluso podían estar almacenados allí hasta 30 días. Debido a que la seguridad no estaba garantizada, no se recomendaba enviar información privada por esta aplicación.

Sin embargo, esta aplicación ha realizado cambios para mejorar la seguridad, de manera que solo el emisor y el receptor puedan leer lo que es enviado, y que nadie, ni siquiera WhatsApp lo pueda hacer. Todo esto pasa de manera automática sin necesidad de ajustar o crear chats secretos especiales para asegurar los mensajes, aunque estas mejoras solo se pueden obtener si se tiene descargada la aplicación actualizada.

Pese a las mejoras aplicadas, a la hora de utilizar estas nuevas tecnologías, el Consejo General de la Abogacía afirma que es el propio abogado quien debe analizar si las condiciones de ese servicio son adecuadas para preservar sus obligaciones legales y deontológicas, puesto que las comunicaciones entre abogados y clientes pueden incluir habitualmente datos sensibles, los cuales pueden quedar desprotegidos, dependiendo del tipo de plataformas que se utilicen.

Inversión en tecnología y seguridad

Debido al rigor con el que se debe de tratar la información, muchos bufetes se están planteando invertir en seguridad y en nuevas tecnologías. Respecto a la inversión en tecnología, el estudio refleja que tres de cada cuatro socios afirman que la rentabilidad y eficiencia de su bufete aumentaría si se invirtiera en ellas. Un 11%, en cambio, no cree que el aumento de la inversión en este aspecto mejoraría su rentabilidad y eficiencia y otro 14% admitió no saber el impacto que tendría un aumento en gasto tecnológico.

 

0
0
Big Data_Think Up_LKS

El futuro para las empresas es el Big Data

“¿Qué es lo que nos deparará el futuro y que van a demandar cada vez más las empresas? La respuesta, sin temor a equivocarme, es el Big Data.” Esta es una de las reflexiones que recientemente ha compartido Aitor Jiménez, autor del blog #Empresamientos para @elEconomistaes.

Big Data es actualmente “Trendic topic” en el mundo informático y grandes empresas como Amazon o Google ya lo están utilizando para ser más productivos. El objetivo de este concepto es convertir el Dato en información para facilitar la toma de decisiones, conocer el perfil y las necesidades de los clientes entre otras cosas. Sin embargo, la pregunta que muchos nos hacemos tiene que ver más con el tamaño, es decir, “¿son proyectos para macro empresas, o realmente las pequeñas y medianas empresas pueden beneficiarse de estas tecnologías?”

Para contestar a esta pregunta el post cuenta con la colaboración de Jon González Zabala, consultor especialista en Business Inteligent (BI) en la empresa vasca LKS dónde afirma que en la empresa se están realizando proyectos de Big Data orientados a empresas industriales medianas.

Pero, ¿conocen realmente las empresas las oportunidades que ofrece el Big Data? Accede al post completo pinchando aquí.

0
0
Smart cities_Think Up _LKS

Cuando lo “Smart” es “ser Smart” (I.Parte)

Joseba Bilbao, Responsable de Mercado y Grandes Cuentas en LKS, reflexiona sobre el concepto “Smart” en diferentes ámbitos en un artículo publicado en el monográfico de APD.

 

Lo Smart está de moda. Es cool. Está en todos los discursos de ciudad. Sesiones, congresos, cursos de formación, jornadas… Podemos encontrar cientos de resultados si hacemos una búsqueda del concepto Smart y, sobre todo, si hablamos de “Smart City”.

Ideas como aquella de que el variable pero enorme x% de la población en x años se concentrará en las ciudades, se repite en todas las búsquedas. La necesidad de la eficiencia energética y la sostenibilidad de las ciudades, también. Y aparecen conceptos que todos acuñamos pero que realmente no tantos comprenden, como Big Data, Internet de las cosas –IoT–, la nube… acompañados de otros más tradicionales como “servicio”, “movilidad”, “georreferenciación”, multidispositivo. Todo ello referido a “datos”, a “información” que es posible convertir en “inteligencia” para la toma de decisiones, e incluso para generar automatismos recurrentes entre sistemas y “cosas”. Pero es, desde mi punto de vista, un discurso que es preciso aterrizar. Las áreas de responsabilidad de “lo público”, sus competencias, no han cambiado. Lo que ha cambiado tiene que ver más con las necesidades y demandas de la ciudadanía, cada vez más habituada a la tecnología –no olvidar la nueva cultura de los nativos digitales– y, fundamentalmente, con las posibilidades que las propias tecnologías ofrecen, impensables no hace demasiados años. Tras el concepto Smart, necesariamente tenemos que hablar de toma de decisiones, de gestión –pública incluso–, pero en realidad, en todo momento ponemos el foco en la tecnología y en los enormes avances que esta ha logrado y las posibilidades que tiene. La pregunta, sin embargo, no debe ser qué puede hacer la tecnología, sino qué puede hacer mi organización, “mi” Ayuntamiento, si se quiere, con la tecnología. O mejor, ¿qué puede hacer “mi” ciudad –ciudadanas y ciudadanos, empresas, comercios, emprendedoras, jubilados, parados, estudiantes, Administración…– con esa tecnología?

Smart cities_Think Up _LKS

Volvamos a las propuestas conceptuales

Toda ciudad que se precie tiene que acuñar el concepto “Smart City” pero, ¿estamos hablando de lo mismo aplicado a Bilbao, Barcelona, o Valencia, que aplicado a Cádiz, Getxo o Figueras? Todo apunta a que no. Y claramente no es problema de la tecnología (no hay una tecnología solo aplicable en ciudades mayores de 400.000 habitantes, por ejemplo) sino, cuando menos, de recursos económicos y economías de escala, de problemáticas y de realidad. Como alternativa hemos acuñado otros conceptos como el de “Smart Region” o “Smart Territory”. Pero incluso estos tienen necesariamente otro contenido diferente porque… ¿quién es el actor responsable de poner en marcha una “Smart Region”? ¿Desde qué competencias? ¿Con qué contenidos? ¿Sobre una realidad de comarcas, pueblos y ciudadanía cómo de homogénea o diversa? Por suerte, el concepto Smart es posible segmentarlo en diferentes ámbitos. Desde hace años son varias las clasificaciones que diversas fuentes realizan, y a efectos del presente artículo consideraremos válida la planteada en 2007 a nivel europeo:

  • Smart Environment, referido al medioambiente, sostenibilidad y eficiencia energética.
  • Smart Mobility, referido al transporte y la movilidad.
  • Smart Gobernance, referido a la e-Administración, Gobierno Abierto, etc.
  • Smart Economy, referido a la innovación, el emprendimiento, la productividad.
  • Smart People, referido a la sociedad, la integración, la resiliencia y la educación.
  • Smart Living, referido a la calidad de vida, la cultura, la salud, la seguridad, etc.

 

Esta segmentación puede servir para tranquilizar a muchos gobernantes y responsables públicos de nuestras ciudades y regiones. Quien más quien menos puede considerarse “Smart” porque cuenta con sistemas de iluminación led y sensores; o transporte público a gas o eléctrico; o sistemas de calefacción y refrigeración de edificios públicos eficientes; o programas de ayuda para el emprendimiento; o servicios online; o datos abiertos en la web de la Administración; o actividad cultural en la ciudad y las calles limpias y seguras. Pero, ¿realmente estamos hablando de esto? ¿Son estas las posibilidades de la tecnología a las que nos referimos? ¿Es esto “solo” convertir la información en una herramienta de gestión? Claramente no.

0
0