Industria_digitalizacion_Think Up_LKS_1

Los retos de la industria 4.0

En un mercado tan global y competitivo, para garantizar el crecimiento y el empleo es necesaria una transformación digital de la industria. Entre los retos que tienen las empresas por delante para alcanzar la llamada cuarta revolución industrial (4.0) están:

  1. La computación en la nube (cloud computing)
  1. El Internet de las cosas
  1. El Big Data

El desarrollo de estos tres ámbitos permitirá a la industria innovar, reducir costes y ser más eficientes.

¿Quieres digitalizar tu empresa?

Las empresas que no se hayan transformado digitalmente morirán puesto que estarán en clara desventaja competitiva frente al resto. Por eso es muy importante que todas las empresas, tanto grandes como pequeñas y medianas, se adapten a lo que exigen los nuevos tiempos.

Las nuevas tecnologías han cambiado la manera de relacionarnos, comunicarnos, informarnos y hasta la forma en la que consumimos. Ahora somos digitales y las empresas tienen que adaptarse a este cambio. Pero la digitalización no es sencilla. Implica pasos muy importantes y cambios no sólo administrativos sino individuales, de las personas; puesto que requiere una nueva mentalidad de los negocios.

Consejos para realizar con éxito la transformación digital

– Integrar las nuevas tecnologías para conectar mejor con el cliente

– Sincronía entre las personas y la tecnología

– Innovación constante

-Utilizar modelos analíticos y predictivos que nos ayudarán a tomar decisiones con menor incertidumbre

– La transformación digital de la empresa pasa por la transformación individual de las personas

En LKS también apostamos por la innovación, y contamos con una gran experiencia en la digitalización de empresas. Si quieres más información sobre soluciones en la nube o cualquier otro servicio, no dudes en solicitárnosla.

 

0
0
Industria 4.0_automocion_Think Up_LKS

La Industria 4.0 revolucionará el sector de la automoción

El Internet de las Cosas junto con el Big Data y la tecnología 3D van a revolucionar el sector de la automoción en los próximos diez años. Realicemos una hipótesis de cómo podría ser este proceso:

    1. Ingeniería de sistemas

 

Los fabricantes de coches unificarán sus plataformas de diseño para organizar sus plantas. De esta manera, la modelización y la simulación de los componentes se harán de la misma manera en todas ellas. Esto es lo que se conoce como inteligencia de sistemas aplicada a los procesos.

En Asia, países como China o Corea han sistematizado de forma global sus plantas con la integración de plataformas. En Europa, los fabricantes de coches tienen sistemas heredados, con lo que les es más difícil la integración de dichas plataformas.

    1. Big Data e Internet de las Cosas

 

Tanto la conectividad de los objetos como la recopilación de datos cambiarán el proceso de fabricación y los modelos de negocio. Durante dicho proceso de fabricación las máquinas enviarán datos que permitirán prever averías en ellas mismas (excesivo calentamiento o demasiadas vibraciones…). Y sobre los modelos de negocio, el usuario podrá elegir cómo quiere su coche, pudiéndose personalizar durante la fabricación. La recopilación de datos que se transmitan desde los coches que ya han sido vendidos, también permitirá conocer los usos y costumbres de los usuarios y los fabricantes de coches podrán adaptarse a éstos, sorprendiendo al usuario.

    1. Tecnología e impresión 3D

 

Los datos recogidos se pueden aplicar en la simulación 3D. Todo se puede probar gracias a esta tecnología. Además, la impresión 3D ha abaratado la fabricación de prototipos, con el consecuente margen para los ingenieros y diseñadores para realizar infinidad de pruebas.

¿Qué se está haciendo en la industria automovilística?

Comienzan a aparecer las novedades del sector gracias a la aplicación de las nuevas tecnologías:

Personalización de vehículos

El coche DS3 fabricado por el Grupo Pesa posee un sistema de realidad virtual. Permite al usuario personalizar el automóvil y experimentar las opciones disponibles mediante unas gafas de realidad virtual. El objetivo es que el usuario pueda elegir los acabados, el color de la carrocería, los asientos

Coches interconectados

Se está trabajando para que el usuario pueda acceder a todo tipo de información desde su vehículo, su cuenta bancaria, el estado del tráfico, parkings con plazas libres…

Start ups centradas en el transporte autónomo

No solo Google o Tesla están desarrollando vehículos autónomos. Algunas start ups están tratando de desarrollar autobuses urbanos autónomos. El Big Data y el Internet de las Cosas están permitiendo estos desarrollos.

¿Te ha interesado el artículo? Si quieres que hablemos de algún tema que sea de tu interés, escríbenos a nuestro canal de ingenio e innovación.

0
0
Industria 4.0_Think Up_LKS

La Industria 4.0 se basará en las personas y en la tecnología

La Industria 4.0 será la cuarta revolución industrial. Unos dicen que las fábricas serán 4.0 con la aplicación del big data, el Internet de las cosas, la nube… Otros dicen que también se apoyará en la cultura del hágalo usted mismo y en la robótica. Si hablamos de smart cities, también hablaremos de smart-industries. Sin embargo, algunos creen que se centrará solo en el proceso de fabricación, y no se dan cuenta de la importancia de aplicar toda esta revolución al proceso completo, es decir, desde la creación del producto hasta su reciclaje. ¿Y quién crea ese producto? Las personas, puesto que las máquinas no son creativas. La Industria 4.0 no se basará solo en la tecnología, sino que se basará en personas con ideas creativas aplicando la tecnología, y esta es una imagen que muchos no tienen en la cabeza.

Cuando podemos apoyarnos en las máquinas para manejar datos y resolver problemas, se nos facilita el trabajo. Si recordamos la película “The imitation game”, dirigida por Morten Tyldum, en ella se ve como el matemático británico Alan Turing diseña el “bombe” electromecánico (dispositivo utilizado por los criptógrafos británicos) para descifrar los códigos de la máquina Enigma de la Alemania Nazi, que utilizaban los alemanes para enviar mensajes cifrados. El “bombe” ayudó a los aliados a ganar la segunda guerra mundial, puesto que la máquina podía analizar miles de códigos en un tiempo en que el humano no podía hacerlo, pero fueron personas las que idearon ambos dispositivos. Al fin y al cabo son estas las que conocen las necesidades, y las que se valdrán de máquinas para buscar soluciones de manera más rápida.

Diseño y fabricación individualizada

De hecho, quién mejor que un cliente para saber qué necesita del producto que va a comprar. La cuarta revolución industrial traerá una fabricación más individualizada. Coches que salen de fábrica como los quieren sus clientes, dispositivos electrónicos diseñados “ad hoc” para estos y que puedan ser montados en casa… La creatividad que puede surgir entre un cliente y un fabricante podrá aportar mucho valor al proceso de creación.  La industria de alimentos y bebidas también tiene mucho que ganar con este nuevo proceso. El gusto del consumidor es muy importante para triunfar con un producto, así que no nos sorprenderá entonces que podamos crear nuevos sabores de bebidas.

En definitiva, la Industria 4.0 será más creativa e interactiva gracias a las personas, y las máquinas se centrarán en  verificar hipótesis, detectar los fallos en el proceso de fabricación y durante su uso de manera inmediata, a través de sensores y dispositivos -motor de un coche que falla durante un viaje, por ejemplo-,  compararán procesos con los datos que tienen almacenados en la nube y nos harán más fácil el proceso de crear y fabricar lo que las personas queremos.

0
0
Internet de las cosas_Think Up_LKS

El Internet de las cosas ayudará a las marcas a tener una conexión más directa con el cliente

Imaginemos que padecemos dolores en las rodillas y que nuestras zapatillas están conectadas a la red. Estas envían datos a nuestro traumatólogo que constata que colocamos mal el pie al andar. Para solucionarlo nos diseña unas plantillas que harán que desaparezcan los dolores de rodilla. En vista de los buenos resultados, las marcas de calzado deportivo deciden contratar a traumatólogos para interpretar los datos del modo en que pisan sus clientes y vender las playeras con plantillas personalizadas.

Esto parece ciencia ficción pero es el futuro que llega. Conocido como el Internet de las cosas, ocupa el tercer puesto de las 12 tecnologías que liderarán la economía, según un estudio de la consultora McKinsey.

Actualmente ya existen las camisetas que miden el ritmo cardíaco, la velocidad y la tensión, y que planifican el entrenamiento de los corredores, así como los relojes que miden las pulsaciones, etc. Respecto al hogar, también podemos controlar la temperatura de nuestra casa a través del smartphone.

Pero los electrodomésticos también serán inteligentes: lavadoras que leerán las etiquetas de las prendas para lavar la ropa, frigoríficos que avisarán de que es necesario hacer la compra, o que te advertirán de que la comida que has comprado no es muy sana.

Relación directa con el consumidor

Esta conexión directa también se extenderá a la marca con el consumidor. Es decir, este cogerá un yogurt, y en el envase aparecerá un mensaje: ha comido usted una unidad, recuerde que son buenos para el calcio y su tasa es baja. Se recomienda que tome hasta tres productos lácteos al día, usted solo ha consumido dos.

Como se ilustra en este ejemplo, no existirán intermediarios, el consumidor recibirá la información/publicidad de forma directa. Serán productos inteligentes que nos facilitarán la vida. Pero como en todo también será necesaria una reflexión sobre la publicidad intrusiva, puesto que el consumidor podrá llegar a sentirse espiado. Al fin y al cabo, las marcas recogerán multitud de datos sobre el consumidor y podrán tener una comunicación directa en el momento en el que este consume su producto.

El Internet industrial de las cosas

A nivel industrial el Internet de las cosas podría generar hasta 142.000 millones de dólares en todo el mundo hasta 2030, según un informe de Accenture. Un fabricante de motores podrá supervisarlos en tiempo real cuando estos se pongan en funcionamiento y conocer con antelación si es necesario sustituir algún componente. Esto supondrá un cambio en los modelos de negocio porque los productos se convertirán en servicios.

 

 

0
0