estrategia_exportacion_Think Up_LKS

Como elaborar la estrategia de exportación de mi empresa

Cuando una empresa se decide a dar el salto y comenzar a exportar, debe de tener una estrategia previa. Es importante realizar un plan de internacionalización, y de viabilidad económico-financiera, entre otros análisis. Para ello se analizan el mercado, el producto, el precio, la distribución, así como la promoción.  A continuación te detallamos dichos aspectos:

Estudia el mercado

Además del tamaño de mercado, es necesario conocer su evolución y las tendencias del consumidor. Seguramente en dicho mercado tendrás competencia, analízala.  Es importante también estudiar la cultura del país, para conocer los estilos de negociación que poseen. No todos lo hacen de la misma forma. Como te contamos en un artículo anterior, en Japón, por ejemplo, no cierran jamás un contrato en la primera reunión, es de mala educación. Son detalles que pueden llevar al éxito o al fracaso tu proceso de expansión.

Posibilidades del Producto

Debes informarte de los aranceles existentes  en dicho mercado, y, depende del país, será necesario que certifiques u homologues tu producto. El ICEX suele subvencionar estos procesos. También debes estudiar la oferta que posee la competencia, así como las marcas y patentes existentes.

Precio del producto

Analiza los precios y los factores de compra del cliente, es decir, si es la calidad del producto, el bajo coste o la tendencia lo que hace que compren… En todos los países no son los mismos. También estudia los medios y los plazos de pago que tienen en dicho mercado. Recuerda que en nuestro país, en algunas compañías, el tiempo de demora del pago llega a los 118 días.

Conoce cómo funciona la distribución

Dependiendo del producto necesitarás almacenamiento y, por supuesto, distribución. Deberás conocer qué canales puedes utilizar para la distribución, diagnosticar su funcionamiento, su coste, además de tener en cuenta las aduanas.

Cómo hacer la promoción

Infórmate de las ferias y eventos existentes, los medios utilizados por la competencia, las revistas especializadas del sector y las noticias del mismo. Si te decides a dar el salto, el ICEX suele ofrecer ayudas para los gastos de promoción. Estas subvenciones suelen incluir:

– El material de difusión y promoción

– La contratación de servicios especializados para la adaptación gráfica de la marca al mercado exterior

– Misiones comerciales inversas de prescriptores extranjeros, compradores e invitados a convenciones técnicas y comerciales

– Desarrollo de programas informáticos y aplicaciones móviles con fines promocionales para la entrada de productos o servicios españoles en el mercado objeto de la solicitud

Si tu empresa quiere iniciar el proceso de exportación o ya lo ha hecho, no dudes en contarnos tu experiencia o trasladarnos tus sugerencias.

0
0
Emprendedores_innovar_empresa_Think Up_LKS

¿Sabes innovar en tu empresa? Conoce como lo han hecho emprendedores que han triunfado

Existen muchas guías sobre cómo innovar a nivel de producto o servicio. En ellas se destaca la inspiración, la identificación, la ejecución y la repetición. Respecto a la inspiración existen algunas ideas peregrinas como tomar una copita de más para estar más desinhibido o rodearte de colores que impulsan la creatividad (azul, verde), que no sabríamos decir hasta qué punto puede ser efectivo. En cuanto a identificar, este verbo suele estar centrado en reconocer las necesidades de nuestros clientes para poder darles respuesta. La ejecución trata de transformar la necesidad identificada en un producto o servicio. Y la repetición la podemos traducir como la cantidad de intentos que tendremos que hacer hasta conseguir el modelo que satisfaga realmente las necesidades del consumidor.

El iPad de Steve Jobs

Pero veamos a continuación cómo lo hizo Steve Jobs cuando creó el iPad. Es importante saber que el concepto de tableta ya surgió en los años 60. Alan Kay, informático del Centro de Investigación de Palo alto, ya tuvo la idea de hacer un ordenador para niños, que consistía en una pantalla con una interfaz muy intuitiva que se podía manejar con un puntero, y un pequeño teclado adherido en la parte inferior.

Este artilugio se llamó el Dynabook pero finalmente no se puso a la venta. Sin embargo, sí sirvió de inspiración para Steve Jobs y para otros directivos de diferentes compañías. Así que el concepto inspiración no siempre viene de quedarte en una mesa con un lápiz y un papel, también viene de observar qué se ha hecho ya y cómo se puede mejorar. En el caso de Apple, tampoco se identificó una necesidad, se creó. Sin embargo, sí que se llevaron a cabo la ejecución y la repetición.

El primer modelo de iPad que se presentó no tenía cámara de fotos, no aceptaba animaciones en Flash, y ni siquiera era multitarea. Y como anécdota contaremos que en la presentación fracasó. Recibió millones de críticas, las personas no entendían que mejora podía aportar una tableta. Pero cuando salió a la venta y la gente pudo comprarlo triunfó. Eso sí, en las siguientes versiones se mejoraron diferentes aspectos, puesto que como sabemos hoy en día este tipo de aparatos pueden tomar imágenes, y realizar diversas tareas.

Enfundador automático de paraguas

Y ahora centrémonos en otro invento que también ha triunfado, aunque su creador no se ha hecho famoso. Hablamos de las bolsitas de plástico que a través de una máquina enfundan tu paraguas los días de lluvia y que impiden que vayas dejando la sala de espera del ambulatorio llena de agua. El invento se ha desarrollado en Japón y ha tratado de cubrir una necesidad.

El primer modelo que se distribuyó tenía varias deficiencias, como que no se adaptaba al tamaño del paraguas. Además, al salir del edificio, la bolsa llena del agua que había dejado tu paraguas la tenías que tirar a cualquier papelera. En la actualidad la máquina permite introducir paraguas grandes o pequeños y que ambos salgan con una bolsa de su talla. Además, han incorporado una consola de salida para volver a meter el paraguas con su funda de plástico para que esta sea retirada y absorba también el agua. Y las bolsas son más resistentes. Aunque puestos a hacer sugerencias para futuras versiones, nos gustaría que las bolsas además fueran recicladas, para que no dañen el medio ambiente.

Como hemos podido comprobar con los ejemplos citados, los productos que se comercializan también son susceptibles de mejora, por ello, no tengas miedo de sacar tu producto aunque aún no esté perfecto, puesto que los usuarios te ayudarán a mejorarlo.

Si tú también aplicas la innovación en tu empresa nos encantaría conocer tu experiencia. Y si prefieres hacernos alguna sugerencia o comentario estaremos encantados de contestarte. Puedes escribirnos  aquí.

0
0