Generacion Z_think up_LKS

¿Cómo se adaptarán las empresas a la Generación Z?

Esta generación ha nacido entre 1995 y 2015, y como tradicionalmente suele decirse, lo han hecho con la tecnología debajo del brazo. Las características que tienen en común son:

– Prefieren la información audiovisual a la escrita

– Utilizan todas las herramientas tecnológicas que tienen a su alcance

– Son multitarea

No conocen la paciencia (todo lo tienen a un click: ligar, papeles de la Seguridad Social, un curso…Si la página tarda en cargarse más de 8 segundos se irán)

– Comparten todo digitalmente (trabajan en la nube y comparten sus vivencias-a través de fotografías, vídeos por Internet continuamente-)

No comprenden cómo era la vida sin Google

– Viven en continua exposición pública (redes sociales) y aparentemente nunca están deprimidos (en sus redes siempre publican fotos “cool”)

– Son emprendedores

– El coworking es su día a día

– Utilizan el crowdfunding para obtener fondos para realizar un proyecto

Los retos de las empresas para satisfacer a la Generación Z

Esto sería en líneas generales el perfil de estos nativos digitales. Así que los retos son: ¿Cómo van a satisfacer las empresas sus necesidades? ¿Cómo van adaptarse estas a estos nuevos trabajadores?

La ventaja de las nuevas tecnologías es que estas han dado más información (big  y smart data) a las empresas para que puedan saber con mayor certeza lo que busca su cliente. Si miras en Google vuelos a Londres, ten por seguro que en cuanto abras Facebook te aparecerá un anuncio sobre hoteles en la capital británica. La información que plasma esta generación en las redes sociales; sus búsquedas… todo queda recogido para ofrecerles una publicidad más personalizada. Así que es y será más fácil y más rápido que en anteriores generaciones adivinar los intereses de una persona.

Por otro lado, las marcas están tratando de dar respuesta a la Generación Z con la hiper-personalización. Elegirán su coche antes de que se fabrique. En unos años no habrá coches en serie, estos llevarán el nombre de su futura dueña y estará dotado con las prestaciones y el diseño elegido por ésta.

¿Cómo encajará la Generación Z en las actuales organizaciones?

En este apartado es donde más va a haber que trabajar. Todavía hay mucho presencialismo, mucha reunión de dos horas y jerarquías verticales. Posiblemente la generación Z no encuentre su sitio ahí y por eso se conviertan en emprendedores. Están acostumbrados a hablar por skype y solucionar un problema en cinco minutos, pueden trabajar desde cualquier lugar y prefieren que haya más flexibilidad de horarios. Tampoco entienden que para mostrar una idea al director tengan que solicitar una cita y esperar confirmación de su secretaria. Se mantienen en constante aprendizaje, formándose a través de diversas plataformas y fuentes, y la universidad les parece aburrida por su forma de enseñar.

La Generación Z también tendrá que aprender algunas virtudes como la paciencia. Estos se frustran porque en ocho meses no han creado un impacto; su trabajo no ha conseguido “18k de me gusta”. Para conseguir el éxito hay que trabajar mucho, aunque eso no signifique que haya que estar delante del ordenador sentado 10 horas, pero sí fracasar unas cuantas veces para aprender y conseguirlo.

También deberán de aprender que las relaciones de confianza no se establecen mirando el móvil antes de una reunión, sino hablando con las compañeras y compañeros de trabajo e interesándose por ellos.

¿Perteneces a la Generación Z? Nos encantará hablar de los temas que te interesen. Cuéntanoslos.

0
0
Redes sociales_abogado_Think Up

¿Mezclar lo profesional y lo personal en las redes puede ser perjudicial para un abogado?

En diversos foros de Internet a menudo ha salido a colación esta pregunta. Unos afirman que es necesario que el profesional se dé a conocer más personalmente, puesto que se les elige por la confianza que generan y por su reputación, además de por recomendación de familiares y amigos. Otros, sin embargo, opinan que los clientes no quieren conocer los intereses personales de su abogado, y mucho menos las fotos de una noche de juerga.

Para arrojar un poco de luz sobre este tema os exponemos un decálogo de buenas prácticas en redes sociales:

1. Elige redes profesionales:

LinkedIn o Xing son adecuadas para contactar con clientes particulares o empresas. Abiertas al debate, permite exponer tus conocimientos de forma profesional. Incluso puedes tomar la iniciativa y abrir foros, pero procura ser moderado en tus opiniones.

2. Abre perfiles profesionales:

Si tienes tentaciones de abrir una cuenta en redes sociales como Facebook, crea una página específica. Allí podrás exponer temas de interés, crear debates y hasta hacerte publicidad, son páginas creadas expresamente para ello. Las excursiones familiares o tu ocio nocturno canalízalo a través de tu perfil personal.

3. Escribe un blog y hazlo viral:

Si quieres convertirte en prescriptor abre un blog para escribir sobre temas que sirvan de ayuda a tus clientes o tus potenciales clientes. Twitter es la mejor red para viralizar este tipo de contenidos, donde puedes adjuntar tus artículos y donde los contenidos pueden recorrer el mundo en un minuto, para bien o para mal, nunca lo olvides. Si no quieres llevarte un susto, antes de publicar cualquier contenido déjalo reposar un tiempo y piensa en las consecuencias. Si crees que no te va a perjudicar no dudes en publicarlo.

4. Protege la confidencialidad de tus clientes:

No cuentes casos en las redes ni quiénes son tus clientes. En tu página web, si tienes su permiso, puedes poner las empresas con las que has trabajado o trabajas, pero a estas no les gusta que te vanaglories de los casos que has ganado con ellos.

5. Utiliza las redes con cabeza:

Twitter es una red en la que lo profesional se mezcla con lo personal. Los expertos recomiendan a las empresas dar visibilidad a sus empleados para acercarlas a sus clientes o usuarios twiteando tanto con el perfil personal como con el de la empresa. Sin embargo, hay que saber dónde están las líneas rojas que no podemos cruzar. Un debate político muy encendido puede perjudicar a un abogado, puesto que personas que no opinen como este pueden molestarse y hacer que no quieran trabajar con él. Es importante ser conscientes de qué temas generan polémica y si queremos participar en la misma.

6. No des pistas sobre casos o negociaciones:

“A punto de cerrar un trato”, “Tras un arduo trabajo mañana llegará el resultado, ya os contaré”, estas frases además de dar pistas al contrario, quedan muy presuntuosas. Las personas que están en redes huelen a quiénes tratan de dar una imagen de trabajador de éxito. Es mejor dar a conocer nuevas leyes que se han aprobado y que son de interés para los usuarios u orientar sobre ciertos temas, que transmitir en directo el trabajo que se está realizando.

0
0