Fintech_Think Up_LKS

¿Las fintech tienen futuro?

En los países en los que la banca tiene menos penetración es donde las fintech (empresas que aúnan finanzas y tecnología) tienen más mercado. En la India o en África apenas existen sucursales bancarias y los microcréditos, hasta ahora, los concedían sobre todo las instituciones benéficas o incluso particulares. En la actualidad son las start ups dedicadas al fintech quienes están abarcando ese mercado.

Entre las aplicaciones que se han desarrollado para conceder financiación, se encuentra Branch.co, que permite a los usuarios solicitar un crédito, obtener la aprobación y acceder a los fondos en forma inmediata; o InVenture, que a través de sus algoritmos pueden comprobar si los clientes son buenos pagadores. Existen muchas más, aunque no todas dedicadas expresamente a la concesión de crédito, como plataformas móviles para la realización de pequeños pagos entre particulares o las que permiten realizar transferencias de dinero, entre otras.

Las pymes también son parte del nicho de mercado de estas start ups financieras. Estas les conceden créditos a menor interés que los bancos porque apenas tienen gastos (sucursales, desplazamientos…). Y utilizan aplicaciones para decidir si conceder o no el crédito. A nivel internacional, según el informe World Economic Forum, se calcula que la oportunidad de negocio de las fintech dirigidas a las pymes es de dos billones de euros.

¿Fintech versus banca tradicional?

Si ponemos el foco en nuestro país,  las fintech todavía están entrando con timidez porque la banca tradicional está muy asentada. Sin embargo, la tecnología avanza y los bancos también quieren responder a las necesidades de los más jóvenes, que seguramente en contadas ocasiones pisarán una sucursal.

Con este objetivo, algunos bancos están invirtiendo en start ups del sector y adquiriendo otras, de manera que puedan aunar ellos también las nuevas tecnologías con la banca. Pero por el momento no está claro cuáles serán los modelos de negocio que tendrán futuro, puesto que es un sector muy regulado. Según los expertos, muchas start up se consolidarán entre sí para poder abarcar un abanico más completo de productos y servicios, y así ganar volumen con el fin de competir en el mercado.

¿Qué opina la banca?

En el sector de la banca, según el informe estudio Financial Ecosystems. Explosión de plataformas, elaborado por Oracle en colaboración con Evoca, el 90% de los encuestados considera vital el papel de la legislación para ralentizar la aparición de estos nuevos agentes, y el 80% da por hecho que el sector financiero en los próximos 5 años habrá sufrido una transformación digital completa.

0
0
Osbtaculos innovacion_THINK UP LKS

Obstáculos legales a la innovación en España

¿Qué es la innovación? Según la RAE es la creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado. Posiblemente a esta definición le faltaría la palabra servicio. Y esto es lo que empresas innovadoras como Blablacar o Airbnb han hecho. Ofrecen de otra manera servicios que ya existían, como alojamiento para turistas o vehículos compartidos. Estas empresas se engloban dentro de las start ups, porque son de “reciente creación” y se basan en el uso de la tecnología. En España existen alrededor de 1500 start up.

Sin embargo, este tipo de empresas chocan con el modelo económico establecido y casi todas son llevadas a juicio. Precisamente, la patronal de autobuses Confebús denunció a Blablacar por competencia desleal. Desde la red social se defendieron asegurando que en Blablacar “los conductores que realizan un determinado trayecto con asientos libres no ofertan un sistema de transporte, sino que desean ahorrar costes de un viaje que realizarían de todos modos, compartiendo gastos con los pasajeros (…) no existe ánimo de lucro por parte de los usuarios”. De los 19 países donde opera Blablacar esta era la primera demanda que habían recibido y están a la espera de lo que dicte el juez.

El portal Airbnb no fue llevado a juicio pero sí multado por el Gobierno de Cataluña con 30.000 euros. La demanda se basaba en que las casas que se ofertaban para alojar a turistas no estaban inscritas en el Registro de Turismo de Cataluña. Solucionado este tema el portal sigue operando con normalidad. Pero no todas han tenido la misma suerte, algunas han dejado de operar en España por sentencias judiciales desfavorables.

Nuevas legislaciones para nuevos modelos de negocio

Cuando se habla de fomento de la innovación se apela a la I+D+i, a la necesidad de una mayor financiación y a una mejor formación, pero pocas veces se repara en el marco jurídico de un país. En España, la legislación ha tenido que ser modificada en muchos puntos para permitir estos nuevos modelos de negocio. De hecho, en 2015 se reguló el crowfunding (financiación participativa o en masa). Gracias a la nueva Ley de Fomento de la financiación empresarial plataformas como Kickstarter han podido instalarse en España.

Pero las start ups que se basan en la economía colaborativa todavía crean suspicacias. El problema de esta desconfianza radica en la fiscalidad de estas.  Las empresas basadas en modelos tradicionales les reprochan que no paguen impuestos, por eso les acusan de competencia desleal. Así que el reto es establecer parámetros fiscales para estas empresas y nuevos marcos jurídicos con los que poder innovar con empresas centradas en un modelo económico diferente al que estamos acostumbrados. Solo así estarán en igualdad de condiciones, sin que ninguna juegue con ventaja sobre otra.

0
0
Start Ups_internacional_Think Up_LKS

Las start up nacen con vocación internacional

En el año 2001 empezaron a surgir las start up, pero no fue hasta el comienzo de la crisis, en 2008, cuando tuvo lugar su eclosión. Estas empresas emergentes con base tecnológica nacieron en su mayoría con una vocación global de proyecto, y con una escalabilidad del modelo de negocio y de tecnología utilizada que permitía su internacionalización. Por ello, según el III Estudio Startups e Internacionalización 2015 elaborado por Ticketbis, el 82% de las start up ha tardado entre uno y dos años en comenzar el proceso de internacionalización, y tan solo el 18% ha esperado más de tres años.

Sin embargo, existen otras razones por las que las start up se abren a otros mercados. Entre ellas están la búsqueda de países con mayor potencial de crecimiento, la diversificación de riesgos, el otorgar un valor global a la empresa, la adquisición de nuevos clientes o la fusión.

El comercio electrónico sigue en auge

Respecto al área de negocio, los buenos resultados del comercio electrónico– el 24,8% de las empresas vascas realizó comercio electrónico, 3,2 puntos porcentuales más que el año anterior- animan a los emprendedores a centrarse en el e-commerce. De hecho, el 21% se dedican a la venta on-line, así como a las telecomunicaciones y nuevas tecnologías. Le siguen el turismo, entretenimiento, transporte y ticketing. La mayoría de los modelos de negocio proceden de EEUU, donde este tipo de empresas tecnológicas poseen más recorrido que las de nuestro país. Sin embargo, cabe destacar que el 61% de las start up son de capital 100% nacional.

Euskadi a la cabeza de las start up

El carácter emprendedor de los vascos también se refleja en el estudio realizado por Ticketbis, puesto que el 26% de los que crean una start up -el porcentaje más elevado- procede de Euskadi. Le siguen Madrid y Barcelona, con un 21%, Andalucía con un 11% y con menos de la mitad Castilla y León, Baleares, Asturias y Canarias.

Respecto a las carreras que estudian los emprendedores, destacan Ingeniería, ADE, Empresariales y Finanzas, Desarrollo y Programación, Derecho y Economía. De hecho, en el decálogo de cómo montar una start up, encontrarás dos premisas fundamentales: contar con al menos un perfil técnico y asegurarte el asesoramiento.

Los perfiles más demandados a la hora de contratar para trabajar en una start up son: software developer, ventas marketing online, it, business developer, atención al cliente, gestión de contenidos, gestión de flota, designer, analítica, experiencia de usuario, informático de sistemas, almacén, montaje, project manager.

Las mujeres son menos emprendedoras

Si ya reflejamos en un artículo anterior que un 31% de las empresas españolas no tiene ninguna mujer en la Alta Dirección, respecto a las start up hay que destacar que solo el 15% son fundadoras de este tipo de compañías. La buena noticia es que el porcentaje ha subido cinco puntos desde el año pasado.

0
3