Knowmad_THINK UP_LKS

¿El knowmad nace o se hace?

En este canal de ingenio e innovación hablamos de nuevas aplicaciones, del big data y sus beneficios, de las ciudades smart, de la nube, de innovación…  Porque esto es lo que está viviendo nuestra sociedad, un gran cambio a nivel global gracias a la tecnología. Así que habrá que estar a la altura de las circunstancias y cambiar también la manera de trabajar, de aprender y de abordar los problemas. Por eso,  a los profesionales que saben adaptarse a estos cambios se les llaman knowmad. Esta palabra viene de conocimiento (know) y de nómada (nomad), pero esto último, no en el sentido de que va de un sitio a otro, sino de que el conocimiento se adapta a los diferentes contextos.

Cómo ser un knowmad

No importa que tengas 20 o 50 años, lo importante es que seas creador, innovador, que estés motivado y que colabores con los demás. Respecto a esto último, recuerda que si en esta última década el coworking ha experimentado un gran desarrollo, debemos de aprovechar las sinergias que ha creado, estar abiertos a las ideas de otras personas e incorporarlas a nuestros proyectos.

Conocer a fondo las nuevas tecnologías y saber manejarlas también es fundamental, puesto que como hemos mencionado anteriormente, el knowmad va a sacarles todo su potencial. No debemos de temer el desarrollo de la tecnología, ni el que se fabriquen robots que sustituyan al hombre, puesto que incluso la Industria 4.0 no se basará solo en la tecnología, sino que se basará en personas con ideas creativas aplicando la tecnología. Y para ello tenemos que conocer qué posibilidades se abren ante nosotros.

Aprende a fracasar

Los knowmad tampoco temen al fracaso, porque aunque el éxito da mucha más felicidad, del fracaso se aprende el doble. Es importante saber traducir los fallos cometidos en aprendizajes para otros proyectos. Y si no que se lo pregunten a todos los que no han conseguido sacar adelante su start up- solo 2 de cada 10 lo consiguen-, puesto que seguramente ya estarán inmersos en la creación de otro proyecto donde no repetirán los mismos errores. Además, un knowmad es capaz de desaprender rápidamente, sumando nuevas ideas y manteniendo un aprendizaje permanente durante toda su vida.

Así que se acabó la oficina con estrictos horarios y con jerarquías estancas. Hay que apostar por la flexibilidad, para que el rendimiento sea mayor, y por métodos como el bridge building, es decir, tratar de que el personal de los distintos departamentos se relacione para aprovechar el potencial que puede surgir de esas sinergias. En definitiva, para ser un knowmad hay que adaptarse a los nuevos tiempos y aprovechar las posibilidades que estos nos ofrecen.

¿Tú también eres un knowmad? Cuéntanos tu experiencia, nos encantará conocerla.

0
0
Industria 4.0_Think Up_LKS

La Industria 4.0 se basará en las personas y en la tecnología

La Industria 4.0 será la cuarta revolución industrial. Unos dicen que las fábricas serán 4.0 con la aplicación del big data, el Internet de las cosas, la nube… Otros dicen que también se apoyará en la cultura del hágalo usted mismo y en la robótica. Si hablamos de smart cities, también hablaremos de smart-industries. Sin embargo, algunos creen que se centrará solo en el proceso de fabricación, y no se dan cuenta de la importancia de aplicar toda esta revolución al proceso completo, es decir, desde la creación del producto hasta su reciclaje. ¿Y quién crea ese producto? Las personas, puesto que las máquinas no son creativas. La Industria 4.0 no se basará solo en la tecnología, sino que se basará en personas con ideas creativas aplicando la tecnología, y esta es una imagen que muchos no tienen en la cabeza.

Cuando podemos apoyarnos en las máquinas para manejar datos y resolver problemas, se nos facilita el trabajo. Si recordamos la película “The imitation game”, dirigida por Morten Tyldum, en ella se ve como el matemático británico Alan Turing diseña el “bombe” electromecánico (dispositivo utilizado por los criptógrafos británicos) para descifrar los códigos de la máquina Enigma de la Alemania Nazi, que utilizaban los alemanes para enviar mensajes cifrados. El “bombe” ayudó a los aliados a ganar la segunda guerra mundial, puesto que la máquina podía analizar miles de códigos en un tiempo en que el humano no podía hacerlo, pero fueron personas las que idearon ambos dispositivos. Al fin y al cabo son estas las que conocen las necesidades, y las que se valdrán de máquinas para buscar soluciones de manera más rápida.

Diseño y fabricación individualizada

De hecho, quién mejor que un cliente para saber qué necesita del producto que va a comprar. La cuarta revolución industrial traerá una fabricación más individualizada. Coches que salen de fábrica como los quieren sus clientes, dispositivos electrónicos diseñados “ad hoc” para estos y que puedan ser montados en casa… La creatividad que puede surgir entre un cliente y un fabricante podrá aportar mucho valor al proceso de creación.  La industria de alimentos y bebidas también tiene mucho que ganar con este nuevo proceso. El gusto del consumidor es muy importante para triunfar con un producto, así que no nos sorprenderá entonces que podamos crear nuevos sabores de bebidas.

En definitiva, la Industria 4.0 será más creativa e interactiva gracias a las personas, y las máquinas se centrarán en  verificar hipótesis, detectar los fallos en el proceso de fabricación y durante su uso de manera inmediata, a través de sensores y dispositivos -motor de un coche que falla durante un viaje, por ejemplo-,  compararán procesos con los datos que tienen almacenados en la nube y nos harán más fácil el proceso de crear y fabricar lo que las personas queremos.

0
0
Elena Zárraga_recuperación económica_Think Up_LKS

“Elena Zárraga: se empieza a notar ya la recuperación de la economía vasca”

Queremos compartir con todos vosotros esta interesante entrevista de Elena Zárraga, directora general de consultoría LKS, ofrecida a Deia.

Sobre estas líneas, la máxima responsable analiza cómo ve la situación de las empresas vascas y reflexiona sobre la economía social y sobre la figura jurídica de las cooperativas.

Además, sostiene una actitud muy positiva en lo que a la mejoría de la economía vasca se refiere y reconoce que el mercado empieza a recuperarse tras varios años de crisis.

Elena, eterna defensora de la economía social y de la participación de los trabajadores en las empresas, apuesta claramente por el crecimiento en el conjunto de las actividades de LKS para este año y apuesta por implantación del modelo de Industria 4.0 para los futuros clientes.

LKS es innovación, conocimiento e ingenio. Más de 24 años en el mercado dan para muchos aprendizajes, pero el más importante es sin duda la cooperación entre las personas y la búsqueda de la transformación social.

Os dejamos la entrevista completa publicada en Deia.

0
0