Información email_Think Up LKS

WhatsApp y correo electrónico, ¿seguros para el intercambio de información entre abogado-cliente?

La Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) obliga al cumplimiento de las medidas de seguridad técnicas que deben aplicarse al tratamiento de información personal, dependiendo del tipo de información que se maneje y del nivel de protección que deba aplicarse en cada caso. Por ello, la utilización de la tecnología para el envío de información debe de adecuarse a lo que estipula la LOPD.

Según un estudio realizado por Iberian Lawyer, el 99% de los socios de bufetes en España utiliza el móvil para acceder al ‘e-mail’, y uno de cada cuatro socios afirma que en su bufete no es obligatorio el uso de una contraseña para desbloquear la pantalla en los dispositivos móviles. En caso de pérdida del Smartphone, cualquier persona podría acceder al correo electrónico y a los datos que se encuentren en él. Es por ello, que el 51% de los socios de bufetes en España cree que el sistema de correo electrónico corporativo plantea riesgos de seguridad para sus firmas.

Más seguridad en WhatsApp

Respecto a la utilización de WhatsApp, hay que recordar que anteriormente los mensajes enviados a través de dicha aplicación pasaban por los servidores de esta, e incluso podían estar almacenados allí hasta 30 días. Debido a que la seguridad no estaba garantizada, no se recomendaba enviar información privada por esta aplicación.

Sin embargo, esta aplicación ha realizado cambios para mejorar la seguridad, de manera que solo el emisor y el receptor puedan leer lo que es enviado, y que nadie, ni siquiera WhatsApp lo pueda hacer. Todo esto pasa de manera automática sin necesidad de ajustar o crear chats secretos especiales para asegurar los mensajes, aunque estas mejoras solo se pueden obtener si se tiene descargada la aplicación actualizada.

Pese a las mejoras aplicadas, a la hora de utilizar estas nuevas tecnologías, el Consejo General de la Abogacía afirma que es el propio abogado quien debe analizar si las condiciones de ese servicio son adecuadas para preservar sus obligaciones legales y deontológicas, puesto que las comunicaciones entre abogados y clientes pueden incluir habitualmente datos sensibles, los cuales pueden quedar desprotegidos, dependiendo del tipo de plataformas que se utilicen.

Inversión en tecnología y seguridad

Debido al rigor con el que se debe de tratar la información, muchos bufetes se están planteando invertir en seguridad y en nuevas tecnologías. Respecto a la inversión en tecnología, el estudio refleja que tres de cada cuatro socios afirman que la rentabilidad y eficiencia de su bufete aumentaría si se invirtiera en ellas. Un 11%, en cambio, no cree que el aumento de la inversión en este aspecto mejoraría su rentabilidad y eficiencia y otro 14% admitió no saber el impacto que tendría un aumento en gasto tecnológico.

 

0
0

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Sin Comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados